Nuevamente un Tesla se ve envuelto en controversia y en una serie de mentiras después de que varios videos publicados en redes sociales muestran cómo se prende en llamas después de que se estrellara contra un camión en Moscú, Rusia.

Los primeros reportes locales aseguraban que se trataba de un Model S, pero en realidad es un Model 3, de hecho uno de los primeros a los que les sucede algo así. Recordemos que este coche estuvo disponible fuera de Estados Unidos apenas en febrero de 2019.

Aquello se podría explicar como un descuido o desconocimiento por parte de los medios locales. Donde empiezan las mentiras es en lo que sucedió con los pasajeros después del accidente. Se reportó que aunque Alexey Tretyakov, el empresario que conducía el vehículo y sus hijos estaban en coma, pero resulta que no era cierto.

Tretyakov tuvo la oportunidad de hablar con Igor Antarov, un entusiasta de los vehículos eléctricos rusos y ha dejado las cosas sumamente claras en relación a su accidente: los tres pasajeros pudieron salir del vehículo de manera totalmente segura y el único percance fue una pierna rota por parte del conductor.

También confirma que el Autopilot estaba encendido, pero que:

  • Estaba completamente distraído al momento de estrellarse
  • Conducía a unos 100 kilómetros por hora
  • No tenía las manos puestas sobre el volante
  • No presionó el freno
  • No detectó el obstáculo en la carretera
  • La última actualización de software que aplicó fue en abril

Tesla insiste todo el tiempo que el conductor debe de tener las manos siempre en el volante aunque el Autopilot esté activo y si después de unos pocos segundos no la detecta, empieza a lanzar alertas en la pantalla y de sonido.

También demuestra la increíble seguridad hacia los pasajeros del vehículo, que aún después de una colisión frontal, los pasajeros salen prácticamente ilesos. Un video del accidente también confirma que el Model 3 intentó prevenir la colisión activando los frenos apenas detectó el objeto pero este estaba tapado por otro coche detenido que no tenía las luces intermitentes de emergencia activas.

Alexey Tretyakov no culpa a Tesla por el accidente y dejó claro que el incendio empezó después de que salieran las tres personas del coche. La compañía aún no tiene presencia oficial en Rusia.

Tesla publica cifras regularmente información sobre los incendios que ocurren con su flota de vehículos: una vez cada 273 millones de kilómetros recorridos, en comparación con coches de combustible, en que ocurre una vez cada 30 millones de kilómetros. Ambas cifras corresponden únicamente a Estados Unidos pero muestra la diferencia tan marcada.

¿Es posible viajar por Europa con un Tesla?