Las historias de las cosas comunes que arden por sobrecalentamiento están empezando a ser una tradición. Empezaron hace unos años con los móviles y sus baterías, para seguir con el mundo de la movilidad.

Ahora le llega el turno a las bicicletas. Lyft se ha visto en la obligación de retirar sus bicis eléctricas en San Francisco dos meses después de su estreno; justo después de haber tenido que retirar otra de las tandas de bicis por sus fallos en los frenos, una situación extremadamente peligrosa. ¿El motivo? Sus modelos salían ardiendo de forma automática. La situación, como en otras ocasiones, viene de la mano de la batería.

No está claro si por fallo de la misma o por injerencia externa –apuntan a un posoible vandalismo en alguno de los modelos de la compañía–, pero la realidad es que han provocado que los modelos queden 100% calcinados. Según declaraciones de Lyft a The Verge, "temporalmente están retirando las bicis, mientras investigan lo sucedido esperando que se resuelva pronto".

Con el boom de los patinetes llegaron varios problemas asociados. El primero de ellos el de la circulación; de forma paralela se abrió el debate de dónde aparcar estos vehículos de dos ruedas. Siguiendo la lógica de las bicis y motos, comenzaron a ocupar cualquier esquina libre. Luego llegó la cuestión de la seguridad, ya no solo en su uso, también de sus sistema eléctricos.

En 2018, Lime se vio en la obligación de retirar 2.000 patinetes de las calles de Los Ángeles por riesgo a que se partiesen por la mitad por uso intensivo, y por riesgo de incendio. Las baterías de algunos de los modelos en uso contaban un fallo de fábrica que, tras un uso intensivo y exposición al Sol, se incendiaban.

Independientemente del riesgo, lógico, que puede suponer el hecho de que un vehículo se incendie, el debate sigue en el hecho de que, quizá, estos aparatos no estén hechos para vivir en la calle. Pensados de forma original para usuarios particulares, con un uso diario moderado, la oportunidad de negocio superó las posibilidades del sistema. Con cada nueva polémica, la viabilidad de muchas de estas compañías a futuro se ha puesto en un compromiso.

👇 Más en Hipertextual