Wilbur Ross, Secretario de Comercio de los Estados Unidos, confirmó la información reportada hace algunas horas por The Wall Street Journal y Reuters: el gobierno ha extendido 90 días la licencia temporal concedida a Huawei. Por lo tanto, el fabricante chino podrá seguir comprando suministros a empresas estadounidenses hasta el 18 noviembre. Recordemos que el permiso original vencía el 19 de agosto.

En declaraciones recogidas por Reuters, Ross deja claro que este movimiento es en favor de su población y no para beneficiar a Huawei, a la cual continúan considerando como una amenaza: "La extensión está destinada a brindar a los consumidores de todo Estados Unidos el tiempo necesario para alejarse de los equipos de Huawei, dada la persistente amenaza de seguridad nacional y política exterior", y añadió:

A medida que seguimos instando a los consumidores a que abandonen los productos de Huawei, reconocemos que se necesita más tiempo para evitar cualquier interrupción.

Por otra parte, dio a conocer que han agregado 46 socios de Huawei a la "lista negra" de empresas que tienen prohibido realizar negocios con entidades estadounidenses. Entre las afectadas se encuentran compañías de Argentina, Australia, Bielorrusia, China, Costa Rica, Francia, India, Italia y México, entre otros. No obstante, no se han especificado a las involucradas. Sobre esta situación, el fabricante chino se mostró en contra en un comunicado enviado a Hipertextual:

Nos oponemos a la decisión del Departamento de Comercio de Estados Unidos de incluir a otras 46 subsidiarias de Huawei en la Entity List. Está claro que esta decisión, tomada en este momento en particular, tiene una motivación política, y no tiene nada que ver con la seguridad nacional. Estas acciones violan los principios básicos de la libre competencia del mercado. No benefician a nadie, incluidas las empresas estadounidenses. Los intentos de suprimir el negocio de Huawei no ayudarán a Estados Unidos a lograr el liderazgo tecnológico. Hacemos un llamamiento al Gobierno de Estados Unidos para que ponga fin a este trato injusto y elimine a Huawei de la Entity List.

La compañía reitera que la extensión "no cambia el hecho de que Huawei ha sido tratada injustamente", y agrega: "La decisión de hoy no tendrá un impacto sustancial en los negocios de Huawei de ninguna manera. Continuaremos enfocándonos en desarrollar los mejores productos posibles y en proporcionar los mejores servicios posibles a nuestros clientes en todo el mundo".

Los de Shenzhen, además de mantener las negociaciones con empresas norteamericanas durante otros tres meses, también tendrán la oportunidad de brindar actualizaciones a los dispositivos de sus clientes y los equipos de telecomunicaciones. El veto afectó, principalmente, a las zonas rurales que usan el equipamiento de Huawei en sus redes, pues el corto plazo de la licencia no era suficiente para actuar ante la prohibición.

La prórroga surge en medio de la tensión que existe por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, misma que sigue sin encontrar un punto favorable de negociación. Por su parte, ciertas empresas de EE.UU. recibirán una licencia especial para negociar con Huawei más allá de la nueva fecha establecida. Sin embargo, estos permisos están en pausa debido al conflicto económico entre las dos naciones.