Samsung ha informado este jueves de que la puesta a la venta definitiva del Galaxy Fold, el teléfono plegable de la compañía cuyo lanzamiento tuvo que ser atrasado debido a los múltiples problemas que hicieron acto de presencia en las unidades de prueba ofrecidas a periodistas días antes de su salida al mercado.

Eso fue en el mes de abril, momento desde el cual la firma ha estado realizando diversas pruebas y ajustes en su dispositivo para alcanzar el nivel de calidad óptimo de cara a una nueva puesta a la venta. Finalmente esta se producirá después de verano, en el mes de septiembre, aunque no ofrecen detalles específicos acerca de la fecha en la que podrá comprarse ni los mercados a los que llegará inicialmente.

Nueva esperanza para el Galaxy Fold

La firma sí especifica algunos de los aspectos que se han mejorado en el terminal, como el hecho de la capa protectora –cuya eliminación provocaba el fallo del terminal– "se ha extendido más allá del bisel, haciendo evidente que es una parte integral de la estructura de la pantalla y que no se debe retirar". Así mismo, ahora se han incluido refuerzos adicionales "para una mejor protección del dispositivo ante partículas externas" que afectan de manera muy especial a la zona de la bisagra, cuyo espacio entre la misma y el cuerpo se ha viso reducido.

Samsung informa de que durante estos meses también se ha estado trabajando en la optimización de aplicaciones para ofrecer una mejor experiencia cuando el terminal salga al mercado, optimizando estas y otros servicios. Si nada cambia, todo parece apuntar a que, a pesar de los retrasos, la firma surcoreana conseguirá ser la primera en poner a la venta un terminal con características plegables, pues no hay noticias de que Huawei se encuentre planeando lanzar próximamente su Mate X.