El verano empieza movidito en el sector de las inversiones de las startups. Algunas operaciones algo más modestas, y algunos cierres próximos, dejan hueco también para las grandes rondas de financiación. Los 15 millones de Wallbox, los 12 millones de Housell o los 11 de Citibox son solo algunas de las operaciones que han dejado lo que llevamos de 2019.

En total, más de 81 millones de euros en casi siete meses de curso a los que se une una última operación récord. Fever, la aplicación de búsqueda de planes, ha cerrado una nueva ronda de financiación por 31 millones de euros. De esta manera, suman un total de 62 millones de euros en inversiones que tienen la mirada puesta en su expansión internacional. Financiada por Atresmedia y Accel Partners, inversores de la misma tecnológica en anteriores ocasiones, en esta operación ha sido Rakuten el que ha liderado la ronda.

Si bien es cierto que el fondo japonés entra por primera vez en la compañía fundada por Pep Gómez, no lo es tanto para otras de las grandes corporaciones en España. Su porfolio internacional, en un intento de cubrir la carencia emprendedora de Japón, ha cubierto los negocios del software, el consumo, sanidad, datos e inteligencia artificial y, por encima de todo, los negocios fintech Este último, según las propias declaraciones de la compañía, se posiciona como el más rentable para la japonesa.

Sin embargo, rentabilidad y popularidad no siempre van de la mano. Puede que el fintech genere más réditos para las arcas de la japonesa, pero el negocio del transporte es, sin duda, el que más llama la atención.

Centrados en el transporte contra Uber

La batalla de Uber y Lyft, los dos gigantes del transporte a nivel internacional, no solo se lucha en las calles de las ciudades. Estas dos tecnológicas han tenido el honor de enfrentar a dos figuras de la inversión en Japón cortesía de la rivalidad personal entre Masayoshi Son (SoftBank) e Hiroshi Mikitani (Rakuten).

Por un lado, SoftBank hizo su apuesta por el lado de Uber con la compra de algo más del 15% de la misma unos meses antes de su sonada salida a bolsa.

En el lado de Rakuten tampoco se quedaron parados: anunciado en el prospecto de salida a bolsa de la rival de Uber, Lyft, se pudo saber que la compañía disponía del 13% de la misma después de una inversión millonaria hace cuatro años. La cual, además, posicionó a Rakuten en el consejo de dirección de la tecnológica de transporte. Igualmente, no ha sido la única aportación de la japonesa al mundo del transporte. Centrados más allá de las fronteras de Estados Unidos, Rakuten ha visto en los rivales de Uber en sus diferentes países de operaciones un filón interesante para sus inversiones.

Careem, la compañía nativa de Dubai dedicada al mismo negocio, forma parte de la familia de Rakuten desde su ronda Serie F en 2018 de 200 millones de dólares.

Asímismo, la atención de la japonesa también se ha centrado en los negocios de movilidad en España como respuesta a la actividad de Uber. Cabify, el único unicornio español, tiene el 47% de su capital en manos del inversor nipón; lo que supone una inversión de más de 230 millones de euros adquiridos en diferentes rondas consecutivas. Y no solo para el transporte de pasajeros; Glovo también tiene en Rakuten otro de sus mayores financiadores. De nuevo, otra de las respuestas a la actividad de Uber, en este caso de UberEats; uno de los rivales indirectos en los horarios de comida de Glovo en España.