La investigadora española Margarita Salas ha sido galardonada este jueves en Viena con dos premios de la Oficina Europea de Patentes (OEP, por sus siglas en inglés). Salas ha recibido el Premio Inventor Europeo 2019 en la categoría Logro de toda una vida y, también, ha sido elegida ganadora del Premio Popular, otorgado por el público.

El pasado 8 de mayo, la OEP anunció los finalistas para las cinco categorías que elige el jurado internacional. Entre ellos no solo estaba la ahora galardonada Margarita Salas por toda su trayectoria de investigación sino que también se encontraban nominados Antonio Corredor Molguero y Carlos Fermín Menéndez Díaz. Corredor y Menéndez al final no han recibido ningún premio, pero gracias a esta nominación ahora se conoce mejor su trabajo: han creado unos bloques de hormigón que funcionan como rompeolas, cuya importancia radica en que estos bloques se han realizado de la manera más eficiente que se ha conseguido hasta el momento. Sin embargo, no han tenido la misma suerte que Salas.

Pero ¿quién es Margarita Salas? Si uno está muy desconectado de los temas científicos puede no saber por qué Salas ha sido premiada. Esta mujer, discípula de Severo Ochoa y que, a pesar de su edad quiere seguir investigado, tal y como comentó a Hipertextual en una entrevista el pasado mes de noviembre, ha centrado su carrera en la investigación genética y biomolecular. De hecho, gracias a ella tenemos la forma de ampliar pequeñas muestras de ADN para hacer pruebas policiales o de paternidad gracias a sus estudios sobre la ADN polimerasa del fago Φ29, que es la que permite realizar esta ampliación.

Más premiados

La OEP da en total seis categorías, de las cuales cinco son elegidas por un jurado internacional mientras que el último se deja en manos del público. De estos premios, dos han sido ganados por la investigadora española, pero ¿quién ha ganado el resto?

Los otros cuatro premios han ido tanto dentro de la Unión Europea como de fuera. Los galardonados son de Austria, Francia y Países Bajos, pero también ha ido uno a parar a Japón.

En el campo de la ingeniería, los ganadores han sido los austriacos Klaus Feichtinger y Manfred Hackl debido a su nuevo enfoque del reciclaje de residuos de plástico para que se puedan convertir en pellets de alta calidad para hacer nuevos productos. "Hoy en día, más de 6.000 de sus máquinas en funcionamiento en todo el mundo producen más de 14.5 millones de toneladas de pellets de plástico al año", explican en un comunicado de prensa desde la OEP.

El francés Jérôme Galon ha sido galardonado por su investigaciones. Galon ha desarrollado una herramienta de diagnóstico que "el riesgo de recaída en pacientes con cáncer". "Utiliza imágenes digitales de muestras de tumores y software avanzado para medir la respuesta del sistema inmunitario", explican desde la OEP. Por suerte, su instrumento ya está en uso de clínicas en todo el mundo para el pronóstico de pacientes con cáncer colorrectal.

El ganador en el ámbito de pequeñas y medianas empresas es Rik Breur, de Países Bajos. Su galardón se debe a una envoltura de fibra antiincrustante marina inspirada en la espinosa superficie de un erizo de mar. Este tipo de envoltura de fibra es una alternativa ecológica a las pinturas tóxicas en barcos y estructuras marinas.

Por último, y ya fuera de la Unión Europea, el premio para las patentes no europeas ha recaído en Akira Yoshino, de Japón, por inventar las baterías de iones de litio, es decir, esas baterías que tienen todos nuestros teléfonos móviles, portátiles y demás dispositivos.

Otros españoles premiados anteriormente

ESA-P. Carril

No es la primera vez que españoles se llevan este premio, pero sí es la primera investigadora que se hace con el galardón. Entre 2013 y 2017, tuvieron que pasar varios años entre el primer galardón y el segundo para que un español volviese a recibir el reconocimiento de la oficina de patentes. Ahora, tan solo dos años después tenemos a una nueva galardonada que, además, se ha llevado dos de estos premios premios.

Las invenciones españolas por las que José Luis López Gómez y José Ángel Ávila y su equipo recibieron el premio a Mejor Inventor Europeo del Año, en 2013 y 2017, respectivamente, están relacionados con el correcto guiado de las ruedas del Talgo para evitar incómodas vibraciones y con las señales de Galileo, el llamado GPS europeo, que es más preciso que el estadounidense y el Glonass ruso, pero que además está diseñado para que las señales de todos estos tipos de sistemas de posicionamiento se puedan combinar.

(En desarrollo)