Libra y Calibra, las dos nuevas estrellas bajo el firmamento de Facebook, tendrán que someterse al escrutinio de las entidades reguladoras en buena parte del mundo, según apuntan las primeras informaciones que van llegando al respecto tras el lanzamiento acontecido esta semana. A las primeras peticiones realizadas por el ministro de Economía francés se le suman ahora los responsables de los bancos centrales de Reino Unido y Alemania, según recoge Reuters.

Unos movimientos especialmente significativos teniendo en cuenta el breve recorrido de Libra, que únicamente ha sido presentada como una creación de Facebook y otras entidades del sector tecnológico y que tiene prevista su llegada para el próximo año. El recelo que despierta la compañía de Mark Zuckerberg tras los últimos escándalos de privacidad que han salpicado la compañía, sin embargo, hacen que los organismos de regulación internacionales estén más alerta que nunca ante los movimientos de la empresa, y su paso hacia el mundo de las finanzas, evidentemente, no pasa desapercibido.

"Tiene que ser seguro, o no va a suceder. Nosotros, la Reserva Federal, todos los principales bancos centrales y supervisores globales, tendremos una supervisión de regulación directa", ha asegurado el Gobernador del Banco de Inglaterra en una entrevista concedida al canal local BBC.

Preocupación generalizada

Además de las implicaciones que pudiera tener en el aspecto de la privacidad y la seguridad de los datos privados de los usuarios, a los reguladores también les preocupan otras vertientes para las que pueda ser utilizada Libra. Concretamente, el foco se sitúa en el lavado de dinero, algo que podría llevarse a cabo más fácilmente a través de esta plataforma.

"En los próximos meses, se examinarán los requisitos contra el lavado de dinero, pero también los de protección al consumidor y resiliencia operativa y cualquier problema relacionado con la transmisión de la política monetaria", especifica el Gobernador del Banco Central de Francia, mientras que su compañero en el cargo alemán apunta que "Podrían socavar la solicitud de depósitos de los bancos y sus modelos de negocios. "Esto podría interrumpir las transacciones bancarias y la intermediación en los mercados financieros".

La criptomoneda podrá ser intercambiada entre personas a través de una integración con Calibra dentro de las populares aplicaciones de Messenger y de WhatsApp, esperándose que comience a ofrecer también servicios financieros más tradicionales en el futuro. Para ello, primero tendrá que convencer a las autoridades de que su misión es lícita.