Hoy Facebook presentó su nueva criptomoneda Libra, con la cual permitirá pagos a través de sus plataformas WhatsApp y Messenger en todo el mundo. A poco tiempo de conocerse la noticia, la empresa ya ha encontrado oposición en Europa, principalmente en Francia y Alemania.

De acuerdo con un reporte de Bloomberg, el anuncio de Libra ha provocado que ministros europeos soliciten una regulación más estricta para Facebook. Bruno Le Maire, Ministro de Finanzas de Francia, pidió al G-7 preparar un informe sobre la criptomoneda de Facebook para su reunión de julio.

Le Maire indicó que Libra no debería ser vista como un reemplazo de las monedas tradicionales, es algo que no puede pasar. Una de las ventajas de la criptomoneda de Facebook es la facilidad con la que los usuarios podrán enviar y recibir dinero por medio de una billetera digital integrada a WhatsApp y Messenger.

Mark Carney, Gobernador del Banco de Inglaterra mencionó que "cualquier cosa que funcione deberá estar sujeta a los más altos estándares de regulación", refiriéndose a Libra. En el caso de Alemania, Markus Feber, quien forma parte del Parlamento Europeo, dijo que Facebook podría convertirse en una especie de "banca en la sombra", por lo que las entidades regulatorias deberían estar en alerta máxima.

Mientras el gobernador del Banco de Inglaterra se muestra abierto a que la tecnología facilite las operaciones monetarias, Le Maire está preocupado por el tema de la privacidad, el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo. Otra cosa que también inquieta al Ministro de Finanzas francés es el incremento en los datos que recolectará Facebook.

Facebook anunció que Libra estará disponible a mediados de 2020 y su intención es de hacer posible "una moneda sencilla y global". La criptomoneda se valdrá de Calibra, una cartera digital desarrollada por Facebook para gestionar el envío y recepción de dinero en los dispositivos móviles.

De acuerdo con la tecnológica, Libra será regida por la Asociación Libra, compuesta por un grupo de 100 inversionistas. Facebook tendrá un asiento en esa asociación, sin embargo no tendrá mayor peso en la toma de decisiones.