Con las primeras tarifas con 5G a bordo anunciadas de la mano de Vodafone, llega un acuerdo para traer una de las primeras aplicaciones de la baja latencia de estas nuevas redes. La operadora alía con Hatch, una plataforma de juego en la nube que nos ofrece un catálogo seleccionado de títulos –muchos de ellos, conocidos– al que podemos acceder sin más instalación que la de la propia aplicación.

Hatch es un servicio de pago, aunque también cuenta con una modalidad gratuita que da acceso a una reducida parte de su catálogo. De momento está únicamente disponible para Android desde Google Play, pero la finlandesa afirma que pronto llegará también a "más plataformas", donde podemos probablemente espera a iOS –a la que llegará este otoño también Apple Arcade–.

https://hipertextual.com/2019/03/apple-arcade

Hatch: juega a lo que quieras, sin saturar tu teléfono

La clave de Hatch es que se trata de un Google Stadia que ya podemos utilizar. Básicamente es tan sencillo como instalar la aplicación y crear una cuenta. Tras ello, tendremos acceso tanto a la selección de juegos gratuitos como a un entorno de clasificaciones, todo soportado por algo de publicidad.

De momento Hatch da acceso a un catálogo de más de 160 juegos en su versión de pago y de unos 20 en su versión gratuita. Estos no han de instalarse en el teléfono sino que se juegan en remoto a través de la conexión a internet, que no necesariamente tiene por qué ser 5G, aunque la aplicación avise constantemente de que "está hecha para el 5G".

Vodafone y Hatch
Hatch

Algunos de los títulos más poplares de Hatch en su versión Premium son Space Invaders, Sonic The Hedgehog, Monument Valley o Angry Birds, por lo que no se trata de títulos muy ambiciosos a nivel gráfico o rompedores a estas alturas. Lo cual no quiere decir malos. El precio de esta suscripción es de 6,99 euros al mes, aunque con las tarifas Vodafone Ilimitada Total de Vodafone se recibe un año gratis.

Hatch también prepara, al estilo de lo que se espera en Apple Arcade, algún juego exclusivo como Project Arkanoid para su plataforma. Esta corre sobre servidores con procesadores Centriq 2400 de Qualcomm.

La mayor duda frente a este tipo de servicios en esta fase inicial es si –más allá de la tarifa ilimitada de Vodafone– será suficiente un plan de datos tradicional para abastecer lo que es, en última instancia, un streaming de vídeo. A esto se suma el quizá elevado consumo de batería de las primeras antenas 5G en caso de utilizarse para aprovechar esa latencia mínima –que Vodafone España sitúa en torno a los 5 ms–, a las que habría que estar recurriendo constantemente.