– Jun 20, 2019, 2:03 (CET)

‘Avengers: Endgame’ regresa al cine: ¿qué hay detrás de la jugada de Marvel y Disney?

Kevin Feige anunció que Avengers: Endgame vuelve al cine, pero no es casualidad y no solo se trata de un impulso para Spider-Man: lejos de casa, es la guerra en contra de Avatar y James Cameron.

¿Se convertirá Avengers: Endgame en la película más taquillera de la historia? La posibilidad no es del todo segura y de hecho, a pesar de sus deslumbrantes récords de taquilla, sigue sin totalizar una cifra que le permita alcanzar el máximo logro, todavía en manos de Avatar de James Cameron.

Para Marvel y Disney se trata de un juego de pulso, que ahora tomará un nuevo impulso: Kevin Feige, presidente de Marvel Studios, dijo este miércoles a las webs especializadas ComicBook.com y Screen Rant, que la película regresará a las salas de cine el fin del semana del 28 de junio, con nuevas escenas y lo que es aún una promesa más suculenta para la mayoría de los fanáticos: una inédita escena poscréditos.

Hasta ahora, Marvel había sido muy cuidadosa con agregar material a su película más taquillera hasta la fecha. El último añadido que recibió fue incluir el trailer de Spiderman: lejos de casa; una forma de conectar la especulación acerca de los multiversos que hipotéticamente creó el chasquido de Thanos con la nueva aventura de Spidey. A pesar que la maniobra causó cierto revuelo no fue todo lo exitosa que cabría esperarse y el empuje en taquilla para la película de los hermanos Russo, no fue suficiente para lograr el máximo logro de recaudación.

"Si te quedas y miras la película, después de los créditos, habrá una escena eliminada, un pequeño homenaje y algunas sorpresas", explicó Feige, lo que podría interpretarse como un reconocimiento tácito que la productora usará todos sus recuerdos para asegurarse sobrepasar a Avatar y convertirse en la más taquillera de la historia.

Las declaraciones de Feige contradicen en cierta medida lo que los hermanos Russo comentaron semanas atrás, sobre el hecho que el montaje final de la película apenas fue editado y que la versión Blu-Ray apenas contendría unos cinco minutos adicionales de la que se vio en cines. Lo dicho por el productor abre una directa especulación sobre qué podría contener el material añadido y además, en qué podría consistir "el homenaje" que menciona.

Kevin Feige, presidente de Marvel Studios

Por supuesto, es evidente que se trata de una maniobra publicitaria que intenta remontar el margen de apenas 45 millones de dólares que aún le separan del récord de Cameron. A pesar de su triunfal estreno y asombrosas recaudaciones durante las primeras semanas, la taquilla de Avengers: Endgame se desaceleró con preocupante rapidez durante su quinta semana.

El regreso de la película de los hermanos Russo a la pantalla, anunciando nuevo metraje y escenas poscréditos, coincide con una semana de poca competencia en taquilla. El único gran estreno con que se enfrentaría sería con el de Annabelle Comes Home de Gary Dauberman y la segunda semana de la cuarta película de la franquicia Toy Story, también de Disney.

La maniobra no es novedosa: en el año 2011, El Rey León regresó a las pantallas con tecnología 3D y recaudó 94 millones de dólares solo en Estados Unidos. En una fecha más reciente, A Star Is Born volvió a las pantallas después de su decepcionante recorrido por la temporada de premios y aun así, recaudó 2,88 millones en Norteamérica, una cifra considerable para un drama. De modo, que la reedición de Avengers: Endgame en mucha más salas es probable tenga el éxito esperado.

James Cameron usó la misma estrategia en el 2010 cuando reeditó la versión de Avatar que hasta entonces se había proyectado en los cines, para agregar unas cuantas escenas adicionales. El truco fue efectivo: la película recaudó 11 millones adicionales en suelo norteamericano y 33 millones en su periplo alrededor del mundo, lo que le permitió consolidar su récord de taquilla.

Pero a pesar de la maniobra de Disney, hay dudas sustentadas en la industria sobre la posibilidad que Endgame logre convocar el suficiente público como para batir el récord de Avatar. Entonces, ¿cuál es el motivo del regreso a las pantallas de cine? Podría tratarse de una razón más estratégica de lo cabría suponer.

Disney tiene la curiosa tradición de reeditar sus películas emblemáticas con el objetivo de golpear la efectividad los estrenos de otras casas productoras. Ya el fenómeno ocurrió en 1997, cuando La Sirenita regresó a las pantallas de cine a finales de año, sin un motivo demasiado claro, a no ser el interferir de manera tangencial con el estreno de una de las pocas películas animadas que podía hacer sombra a la extensa colección de princesas Disney: Anastasia (Don Bluth, Gary Goldman) de Fox. La historia de la princesa rusa llegó una semana después a las salas de cine y aunque fue un moderado éxito de taquilla, el impacto de Disney en su rendimiento fue evidente.

Lo mismo ocurrió en diciembre del año año siguiente, cuando A Bug's Life de Pixar —una de las películas menos exitosas de la productora— regresó a los cines con nuevo metraje y el anuncio "de algunas sorpresas", un movimiento que coincidió con el fin de semana de estreno de El Príncipe de Egipto de DreamWorks.

¿Es Annabelle Come Home de Gary Dauberman lo suficientemente importante como para una maniobra semejante? Aunque no comparten público, la franquicia de Warner se ha enfrentado en taquilla de manera directa con alguna de las películas emblemáticas de Disney, el nuevo del Universo cinematográfico de The Conjuring tiene un peso específico.

Además de tener una considerable base de fanáticos —lo que convirtió a la deficiente The Curse of La Llorona en un mediano éxito—, la película ha recibido críticas muy positivas en sus proyecciones tempranas. Con la película cierre de la fase 3 del Universo Cinematográfico de Marvel, Spiderman: lejos de casa a punto de ser estrenada, ¿intenta Disney restar relevancia a la posible competencia de la película que unirá el éxito de Endgame con el futuro de la franquicia?

Esta última posibilidad también tiene otro razón lógica para sustentarse: el regreso de Endgame se producirá apenas dos semanas antes del estreno de la nueva aventura de Spidey. La maniobra resulta incluso lógica: si ambas películas están unidas por una línea argumental muy cercana, ¿no intenta Disney dar el empujón definitivo a la primera historia de toda la nueva etapa de la franquicia?

Spiderman: lejos de casa de hecho se ha publicitado como la película que responderá la ingente cantidad de preguntas que el chasquido de Thanos (y después el de Hulk y Tony Stark), dejaron abierta para el final de Endgame. ¿Cuál es el punto cronológico en que empezará fase cuatro? ¿Cómo se analizará el fenómeno de los multiversos a partir de las diferentes líneas temporales rotas?

El reestreno de la película de los hermanos Russo (y las hipotéticas escenas añadidas), podrían redondear alguno de los cabos sueltos del argumento original, además de empujar un éxito de taquilla por encima del promedio para la nueva entrega de Spiderman. ¿Podrían incluso ser una oferta atractiva que ambas se proyecten en forma simultánea?

De modo, que es probable que el regreso de Avengers: Endgame a la pantalla grande no sea solo un asunto taquillero, aunque la probabilidad de batir el récord de Avatar vuelve a ser una posibilidad muy cierta. Pero además, se trata de un beneficio añadido para el futuro de la productora. ¿Es esa en realidad la razón de la reedición? No queda más que esperar para comprobar la teoría.