Incluso sin ser todavía autónoma de una forma amplia, la conducción cada vez se apoya más en los sistemas de guiado por GPS como Google Maps. Sin duda, son una herramienta útil para llegar a destinos desconocidos o para evitar atascos, siempre y cuando estos acierten en sus predicciones.

No ha sido esa la suerte que han tenido unos cien estadounidenses, que han acabado atascados en medio del campo tras intentar evitar un atasco causado por un accidente en una de las carreteras que lleva al Aeropuerto Internacional de Denver, en Colorado. La ruta alternativa propuesta por Google Maps, según cuenta CNN y como se puede ver en el vídeo que acompaña la noticia, pronto dejó de serlo.

Un camino privado y en mal estado

Atasco en un camino embarrado
Imagen: Connie Monsees.

Se trataba de un camino de tierra poco transitado que, tras las recientes lluvias, se había convertido en un barrizal. En él, cada vez más coches se iban quedando atascados impidiendo el avance del resto. Con la llegada de nuevos vehículos también desviados, la salida marcha atrás también se hizo imposible.

El camino en cuestión es privado, pero una señalización deteriorada hizo que probablemente los sistemas de Google no la reconocieran como tal. El gigante tecnológico afirma en un comunicado que no estaba marcada como tal, y anima a los conductores a permanecer atentos:

"Tenemos en cuenta muchos factores a la hora de determinar las rutas de conducción, incluyendo el tamaño de la carretera y la exactitudde la ruta". "Aunque siempre trabajamos para proporcionar las mejores direcciones, pueden surgir problemas debido a circunstancias imprevistas como el clima. Animamos a todos los conductores a seguir las leyes locales, estar atentos y usar su mejor juicio mientras conducen".

Google Maps es una aplicación cada vez más versátil y con un número creciente de funciones –algunas de las cuales pueden incluso salvarte la vida–, pero situaciones como esta no dejarán de ocurrir de la noche a la mañana.