Aunque parecía que el periplo judicial de Assange en Suecia había tocado a su fin, ahora que el fundador de WikiLeaks está en manos de la justicia británica, la fiscalía sueca ha confirmado la reapertura del caso de violación contra Julian Assange a petición de la abogada de la víctima que en 2012 denunció al hasta ahora huésped de la embajada ecuatoriana en Londres.

En declaraciones a The Guardian, la letrada de la acusación ha solicitado la apertura del caso para que Julian Assange pueda ser extraditado y juzgado en Suecia, lo que pondría en un nuevo aprieto judicial al acusado en tanto era un caso del que, dada la imposibilidad de interrogarle y de llevar a buen puerto y con todas las garantías el proceso, la fiscalía del país europeo había desistido:

"Vamos a hacer todo lo posible para que la investigación de la Policía sueca se reabra y Assange pueda ser extraditado y juzgado por violación" - Elisabeth Massi Flitz, letrada de la acusación.

Lo cierto es que, a pesar de que no se pudo llevar a cabo un interrogatorio en 2017 y que la fiscalía dio carpetazo al asunto, la posibilidad del abrir el caso se barajó a principios de abril por la decisión del Gobierno de Ecuador de revocar el estatus que tenía Assange dentro de embajada, pero hasta el momento no había una formalización por parte de las acusaciones para poner de nuevo en marcha el proceso judicial.

Sea como sea, la justicia sueca tendrá que esperar como mínimo las 50 semanas a las que está condenado Assange en Reino Unido por vulnerar su libertad condicional, por lo que una vez finalizada la condena, habrá que dirimir si efectivamente es extraditado a Suecia para que responda por la acusación de violación o a Estados Unidos, país que también reclama al periodista australiano.