Juego de Tronos, una de las series más vistas y comentadas de la historia, con mayor presupuesto y tiempos de producción, no está libre de errores de producción. Algunos pequeños y otros muy grandes como el que ocurrió en el episodio 4 de la temporada 8.

Sin entrar en spoilers, durante una celebración en Winterfell que sucede a mitad del episodio aparece un vaso de Starbucks sobre la mesa de los nobles, justo al frente de Daenerys, a espaldas de Jon Snow y otros.

¿Qué hace ahí y por qué nadie de la producción, camarógrafos, directores o actores notaron el error de continuidad? Las explicaciones pueden ser muchas: se puede tratar de que, en la sala de edición se decidió usar esa escena en la que tal vez se estaba ensayando porque quedó mejor que la final. Puede que estuviesen grabando en otro ángulo y pensaron que esa toma no quedaría en el corte final, o puede ser que simplemente nadie lo vio.

Algunos teorizan que fue a propósito, una forma extraña por parte de los productores de que hacer que todos hablemos aún más de la serie, que se discuta un mini-detalle más de los miles que hay en este y todos los demás episodios de Juego de Tronos.

La escena previa y posterior, donde también se puede ver a Daenerys sentada frente a la mesa el vaso desaparece, por lo que todo apunta a un error de continuidad en una toma que tal vez tuvo que ser descartada pero terminó en la edición final.

👇 Más en Hipertextual