Juego de Tronos se acerca al final, este domingo pudimos disfrutar y, como no, sufrir el cuarto episodio de la octava temporada. En el capítulo llamado "El último de los Starks" se movieron muchas fichas de este mortal juego de poder y también hubo varias muertes. Acá repasamos lo sucedido.

Te sugerimos no seguir leyendo si no haz disfrutado el 8x04 de Juego de Tronos.

Comenzamos con la despedida de los caídos de la épica Batalla de Invernalia. Dany despide al fiel Ser Jorah, Sansa a Theon, Arya al entrañable Beric Dondarrion, Gusano Gris a su hombres. La victoria tuvo un gran coste humano, sin embargo, si Arya no hubiera logrado la hazaña de acabar con el Rey de la Noche, el precio habría sido mucho mayor. Jon da un discurso y agradece a todos los caídos y a todos los que lucharon por la preciada victoria.

Luego del luto, el festejo. La reunión dio pie a que sucedieran muchas cosas. Dany nombró al buen Gendry lord de Bastión de Tormentas y le otorgó el apellido Baratheon, sepultando para siempre su condición de bastardo. Aunque la Madre de dragones se mostró feliz y agradecida con Gendry y dedicó un brindis por la "heroína de Invernalia, Arya", muy pronto se sintió incómoda por Jon.

La fiesta se animó y todos entraron en calor. Muchos se rieron, muchos se entregaron a los placeres, pero otros buscaron en vano la reivindicación y el alivio de sus almas: Tormund se dio cuenta de que no podrá acercarse a Brienne, Gendry fue rechazado por Arya, y Jon y Dany reconocieron que no pueden reconstruir su relación sobre la verdad. De hecho la Madre de dragones le suplica a Jon que no diga a nadie más su verdadera identidad, sin embargo, Jon le dice que "le debe la verdad" a sus hermanas. Vaya... Pero no todos perdieron en esos menesteres, Jaime se anima a buscar a Brienne en su habitación luego de que en un juego con Tyrion, Podric y el propio Jaime ella se retirara incómoda cuando el pequeño de los Lannister sugirió que la Caballero de los Siete Reinos era virgen.

Después del luto y el festejo, se comenzaron los preparativos y la planeación para la próxima batalla. Aunque Sansa pidió esperar para que los hombres sobrevivientes descansaran, Daenerys se negó en redondo. Jon por su parte se puso del lado de ella. Así que, se decidió que se dividirían las fuerzas por tierra y por mar para sitiar a Cersei. Luego de la tensa reunión Arya y Sansa piden hablar con Jon. Como toda reunión Stark que se respeta, esta ocurre en el jardín del arciano —sí, donde murió el Rey de la Noche—. Ellas le piden que reconsidere su posición ante Dany. Jon, por su parte, busca consejo en Bran y este le insiste que es su decisión, y la toma, le pide a Bran que les diga la verdad a las hermanas, aunque antes les pide juren guardar el secreto.

Varys sabe muy bien que un secreto es información cuando llega a cierto número de personas. Y es que Sansa no resistió la verdad y le confesó a Tyrion la ascendencia de Jon. Con esto en mente, los consejeros de Dany han puesto sus cabezas a trabajar y, por fortuna, hemos conocido los caminos que ambos vislumbran. Ninguno es alentador, cabe decir.

Despedidas, sorpresas y muertes

Así como tuvimos un episodio en el que todos se reunieron de nueva cuenta en Invernalia, este nuevo capítulo separa los caminos de muchos personajes, algunos de los cuales jamás se volverán a cruzar. Arya toma la decisión de irse de Invernalia, y toma camino junto al Perro quien, por cierto, dice tener "asuntos pendientes", ¿cuáles serán estos? ¿a dónde se dirije Arya?

Turmont y sus hombres libres deciden regresar a su hogar "en el norte" y Jon lo despide pidiéndole que se lleve al herido y queridísimo Fantasma. Sam y Gili también se despiden de Jon y le dan la noticia de que esperan un bebé, al que llamarán como él si es niño; "Espero sea una niña", da como toda respuesta Jon.

Así pues, mientras Jon marcha al sur por tierra, Dany lo hace por mar y por viento, claro, a lomos de Drogon. La sorpresa es enorme cuando Rhaegar es alcanzado por una lanza y luego otra, hasta que cae muerto en las aguas del mar. Ya podemos darnos cuenta de cómo se ha preparado Euron Greyjoy todo este tiempo, pues sus naves están equipados con enormes ballestas. Dany intenta acercarse a las naves pero es imposible.

La flota de Dany es destruida y podemos ver a algunos Inmaculados, así como a Varys y Tyrion en tierra, sin embargo, Gusano Gris no encuentra a Missandei. Muy poco después vemos a Euron con Cersei, dándole las buenas nuevas, mientras esta ve cómo la gente de Desembarco del Rey se resguarda tras las murallas de la Fortaleza Roja. Por supuesto esto no es más que un movimiento de Cersei para que Dany no se atreva a destruir el lugar atestado de la gente del pueblo... aunque está por verse, pues, la decisión de Cersei de decapitar a Missandei ha encendido a Dany.

Como decíamos, lo que ha sucedido en este episodio ha movido las fichas de este juego de poder y parece que la balanza se inclina hacia Cersei... por el momento. Sin embargo, en palabras de esta despiadada Lannister, "En este mundo, cuando juegas al juego de tronos, o ganas o mueres", y bueno, todos, incluida Cersei, pueden —o deben— morir. Valar morghulis.

Muchos otros detalles quedan sin tocar como merecen aunque no son menos importantes: la decisión de Jaime de ir a por Cersei y la forma tan triste y descorazonadora en la que se despide de Brienne, el discurso de Tyrion a su hermana, la forma en que Cersei le informa a Euron sobre el hijo que "esperan", y muchas cosas más. Gran despedida estamos teniendo de esta épica y memorable serie de HBO, basada en el universo creado por George R.R. Martin.

El próximo domingo estaremos viendo el penúltimo episodio de la temporada final de Juego de Tronos.