Este artículo contiene spoilers del capítulo final de Juego de Tronos.

Hace solo un par de horas se emitió el episodio final de Juego de Tronos, una serie que marca un antes y después en la historia televisiva, y las opiniones están tan polarizadas como podía esperarse. Pero lo que nadie esperaba (¿o si?) era que volvamos a ver un pequeño objeto de nuestra era metido en medio de una de las escenas más importantes del desenlace.

En efecto, después del infame vaso de Starbucks que hizo un cameo en el segundo episodio de esta temporada, un par de botellas de plástico aparecieron durante esa importante reunión que definió el destino de Westeros.

De hecho no se trata de una sino de dos botellas de agua, aunque mucho más escondidas que la taza de café. La primera la podemos ver en el minuto 46:19, bajo la silla de Samwell Tarly, escondida detrás de sus pies.

Crédito: The Verge

La segunda se encuentra detrás de la silla de Ser Davos, entre él y Gendry Baratheon.

Crédito: The Verge

Nuevamente podemos especular con que si fue un olvido de los actores y productores, o si se trataba de una toma de ensayo que finalmente decidieron usar para la versión final del episodio.

Pero a pesar de que uno creería que luego del desliz anterior este tipo de detalles se mirarían de forma meticulosa, las botellas están tan escondidas que no es de extrañar que, simplemente, nadie las haya visto.

Lo que sí sabemos es que este detalle tira más leña al fuego de los debates post-final, con espectadores satisfechos e indignados por igual.