– May 25, 2019, 17:30 (CET)

Todos tienen un origen: así se crearon los lenguajes de programación más populares

Python, Java, PHP, JavaScript, C++ y C# son nombres que tal vez os suenen por ser los lenguajes de programación más demandados, pero ¿reconoceríais una porción de código en alguno de esos lenguajes? Son la materia prima con que se hacen las aplicaciones de tu smartphone, los sistemas operativos de cualquier dispositivo y los sitios web que visitas a diario.¿Cuál es su origen? ¿Quién los creó y qué los hizo tan especiales?

Siempre me han fascinado los lenguajes de programación. Nunca los llegaré a entender del todo, pero me sorprende la idea de juntar una serie de letras, números y símbolos que estructurados de cierta manera se convierten en un programa que servirá para saber qué tiempo hará en los próximos días, los resultados de tu equipo favorito o mantener una conversación de voz y vídeo con otra persona a kilómetros de distancia.

Al principio se marcaban unas tarjetas de cartón con agujeros, luego se introducían ciertas órdenes en un terminal electrónico y, con el tiempo, pudimos combinar órdenes para ejecutarlas una tras otra y almacenar esa combinación para no tener que teclearla constantemente. La programación ha evolucionado muy rápido en poco tiempo, si tenemos en cuenta que el primer lenguaje de programación moderno, FORTRAN, ve la luz en 1957. Y los más recientes son relativamente jóvenes, como Go (2009), Dart (2011) o Swift (2014).

Empresas como TIOBE, que se dedican al análisis de la calidad del software en entornos industriales y profesionales, vigila la popularidad de los lenguajes de programación en función de las búsquedas realizadas en buscadores como Google, Bing, Yahoo!, Wikipedia, Amazon, YouTube y Baidu. De ahí surge una lista con más de 200 referencias de las que destaca las principales. Desde 2002, los lenguajes más populares según el índice de TIOBE son: Java, C, C++, Python, Visual Basic, C# y JavaScript. Y aunque no siempre han estado en el mismo orden, los tres primeros han sido los lenguajes más destacados de este índice.

A continuación vamos a viajar en el tiempo para descubrir qué dio pie al nacimiento de algunos de los lenguajes más populares en la programación de los últimos años y qué los ha hecho tan importantes.

Python

Cuando el holandés Guido van Rossum diseñó Python seguramente no pensaba que en el futuro se convertiría en un lenguaje de referencia en el análisis de datos científico y que tendría su propia fundación, la Python Software Foundation, para velar por su estandarización. Y eso que Python no era su primera creación. Este científico de la computación ya había trabajado previamente en el desarrollo del lenguaje ABC, no tan popular, pero a lo que no hay que quitar mérito.

Python nace como un proyecto de programación para pasar el rato. Literalmente. Durante las vacaciones de Navidad de 1989, van Rossum diseñó un intérprete para un nuevo lenguaje similar a ABC en el que había trabajo años atrás. Y le puso Python en honor a los Monty Python. Para entonces trabajaba en el Centrum Wiskunde & Informatica o Centro para las Matemáticas y la Informática de Holanda, donde además de colaborar en el lenguaje ABC había creado rutinas para BSD UNIX e incluso participó de manera indirecta en el diseño de los estándares de lo que sería el lenguaje HTML.

La primera versión pública de Python se publicó en 1991 en el grupo de noticias “alt.sources”. Y tres años más tarde, 1994, vería la luz Python 1.0. Van Rossum ha estado implicado directamente en el desarrollo de Python hasta hace bien poco, 2018. En ese tiempo, Python ha contado con dos versiones principales más, la 2.x y la 3.x, ambas con licencia GNU propia, Python License.

Empleado por gigantes de internet como Wikipedia, Google, Yahoo!, Facebook, Amazon, Instagram, Spotify o por grandes organizaciones como CERN o NASA, Python está entre los lenguajes de programación más populares gracias a su versatilidad, simplicidad y, como consecuencia de esto, a su aplicación en campos más allá de la programación, como la inteligencia artificial o el procesamiento de datos en computación científica.

Su creador, Guido van Rossum, trabaja desde 2013 en Dropbox tras su paso por Google (2005-2012).

Java

Aunque Java ha caído en el olvido para el usuario final, durante años hemos convivido con Java y su logotipo de la taza de café, y es que muchas aplicaciones y juegos que corrían en el navegador lo hacían a través de Java, de manera que era habitual ver mensajes invitándonos a instalarlo. Por suerte, HTML5 lo cambió todo y puso fin a Java y a Flash. Pero eso es otra historia.

Como lenguaje de programación, Java lleva en TOP 5 muchos años, desde que apareciera por primera vez en 1995. Y es que Java tiene el apoyo de un gigante como Oracle y sus características lo han hecho una opción para desarrollar aplicaciones sencillas en poco tiempo. Eso y la popularidad de Android, que emplea Java como base para la mayoría de sus aplicaciones.

La paternidad de Java se la debemos a James Gosling, científico de la computación que trabajaba para Sun Microsystems, otro gigante que en 2010 sería comprado por Oracle. Java incluía todo lo necesario para programar software multiplataforma, ya que contaba con compilador, librerías y máquinas virtuales. Además, Java era compatible con la mayoría de sistemas operativos, algo que no era tan habitual por aquel entonces. Precisamente, el lema de Sun Microsystems para Java era “Write Once, Run Anywhere”, lo que vendría a decir “escribe una vez, ejecútalo en todas partes”.

Curiosamente, el equipo formado por James Gosling, Mike Sheridan y Patrick Naughton no pretendía crear un lenguaje de programación para software de computadoras, más bien estaba diseñado para la televisión interactiva, pero al parecer llegaron demasiado pronto. Y como indica su logotipo, Java debe su nombre al café de Java.

La popularidad de Java en los 90 vino en gran parte por esa capacidad de crear programas para cualquier sistema operativo pero también especialmente por sus Java applets, aplicaciones que corrían en la web y que se podían ejecutar desde el navegador. YouTube, por ejemplo, no hubiera sido posible sin Java. Y luego vino Android, como dije antes.

Otra curiosidad de Java. Entre sus principios destaca conceptos como simple, orientado a objetos (como la práctica totalidad de lenguajes de programación actuales), familiar, independiente de cualquier arquitectura y portable (de ahí que sea multiplataforma)… Esos principios los ha cumplido con creces. Pero otros no tanto, como que ofrezca buen rendimiento o que sea robusto y seguro. Precisamente, las principales críticas a Java son su alto consumo de recursos y la gran cantidad de vulnerabilidades que han ido surgido durante estos años y que han obligado a actualizar Java constantemente, tanto en su versión para desarrolladores (JDK) y para el usuario final (JRE).

JavaScript

Creado para funcionar directamente en la web, JavaScript es uno de los pilares de lo que llamamos World Wide Web junto a los lenguajes HTML y CSS. Vamos, que sin JavaScript, la Web sería muy distinta a como la conocemos. Y su origen es, cuanto menos, curioso. JavaScript es la solución a un problema con el que se encontraba la Web en sus primeros días, y es que por aquel entonces, el lenguaje HTML no permitía las genialidades de ahora, era mucho más estático y simple. De ahí que Netscape Communications decidiera ponerse manos a la obra y aportar una solución más dinámica.

Para los más jóvenes del lugar: Netscape fue la empresa responsable del navegador Netscape, el más popular durante años hasta la llegada de Internet Explorer. Netscape fue fundada por Marc Andreessen, uno de los padres del primer navegador web, Mosaic. Curiosamente, Mosaic, lanzado en 1993, dejaba de ser el principal navegador del mercado en 1995 en favor de Netscape. Ese mismo año, Microsoft compraba los derechos de Mosaic para crear Internet Explorer.

Precisamente en 1995, Netscape contrata al que será padre de JavaScript, Brendan Eich, para crear esta tecnología que hará de la web un espacio más versátil. En su currículum, Eich había integrado en el navegador Netscape el lenguaje de programación Scheme, un “derivado” de Lisp, uno de los tres pilares de la programación moderna junto a Fortran y Cobol. ¿Y porqué JavaScript? Pues precisamente porque, casualmente, en aquel momento Netscape Communications y Sun Microsystems trabajaban en implementar Java en Netscape. De ahí que pudieran resolver dos problemas con una única solución. Y en diez días, Brendan Eich programó la primera versión. A finales de 1995 ya formaba parte de Netscape Navigator.

JavaScript tuvo buena acogida desde el principio. La propia Microsoft implementaría este lenguaje en su tecnología de servidores web IIS, en ASP y .NET. Incluso crearía sus propias versiones, VBScript y JScript, al año siguiente, 1996, año en que JavaScript se convierte en estándar.

En la actualidad, JavaScript sigue siendo uno de los lenguajes más populares, y además de estar presente en la web, también está integrado en software de escritorio y aplicaciones móviles.

C, C++ y C

Hablar de C# o de su primo hermano C++ es hablar de C, uno de los primeros lenguajes de programación modernos, creado en 1972 por nada más y nada menos que Dennis Ritchie, a su vez creador de lenguaje B y del sistema operativo UNIX en colaboración con Ken Thompson.

C, como tal, se desarrolla en los Laboratorios Bell entre 1972 y 1973 para su uso en UNIX, igual que su antecesor B. Mientras que B pretendía sustituir al lenguaje ensamblador con otro más funcional para UNIX, C sustituyó a B y, no solo eso, tuvo mayor recorrido, convirtiéndose en una referencia durante décadas tanto en aplicaciones como en sistemas operativos y sistemas embebidos, eso sin contar la influencia en la gran mayoría de lenguajes de programación actuales.

C++, otro de los lenguajes de programación con gran popularidad, también fue creado por Microsoft. Más concretamente por Bjarne Stroustrup, cuyo objetivo era mejorar C añadiéndole objetos y clases para que fuera más orientado a objetos que el C original. En este caso, C++ se lanzó en 1985 y en la actualidad sirve para crear programas de escritorio, software para servidores, aplicaciones móviles y aplicaciones críticas para entornos específicos.

Pues bien. C# es una de las versiones que creó Microsoft de C y que vio la luz por primera vez en 2000. Su autoría corresponde a Anders Heijlsberg, cuyo propósito era crear una versión de C orientada a objetos. Pronto se portarían las librerías ASP.NET y la plataforma .NET a este lenguaje. Por su parte, Microsoft, procuró convertirlo en estándar y, por descontado, cuenta con soporte en Microsoft Visual Studio. Con todo, también tiene un IDE con licencia GNU, Mono, desarrollado por Novell y por el propio Miguel de Icaza, el mexicano responsable de proyectos de software libre tan importantes como el entorno gráfico GNOME para Linux.

Con sus semejanzas y diferencias, tanto C# como C++ forman parte de los lenguajes de programación más populares gracias a su versatilidad.

PHP

PHP es sinónimo de desarrollo web. Este lenguaje, creado por Rasmus Lerdorf en 1995, surge al principio como un sustituto de las aplicaciones CGI que corrían en HTML por aquel entonces. La idea era crear aplicaciones web dinámicas de una manera más sencilla, en concreto, con una sintaxis simplificada y similar a Perl. Tanto PHP 1.0 como 2.0 le deben el nombre al acrónimo de Personal Home Page, el propósito inicial del desarrollo que empezó Lerdorf.

Pero no es hasta PHP 3 y 4 que este lenguaje tomará embergadura con ayuda de Zeev Suraski y Andi Gutmans, dos israelíes que reescribirán PHP e integrarán su motor intérprete Zend. además, cambiarán el significado del acrónimo PHP por el recursivo PHP: Hypertext Preprocessor.

En la actualidad, PHP está presente en la gran mayoría de servidores web haciendo tándem con Apache (servidor) y MySQL (base datos). Con datos de 2018, está presente en el 83,5% de sitios web, con nombres tan icónicos como Facebook o Tumblr.