Cuando Neil Armstrong aseguró tras poner un pie en la Luna que aquel era un gran paso para la humanidad tenía toda la razón. Sobre sus hombros recaían las ilusiones de todo un planeta, que pegado al televisor o la radio seguía con emoción el mayor hito espacial logrado hasta el momento. Solo doce hombres han pisado nuestro satélite desde entonces, pero todos estábamos allí con ellos, pues los avances de la ciencia siempre deben realizarse por y para la humanidad.

Por eso, la NASA quiere que cualquiera que lo desee pueda compartir sus logros con ellos. Acompañar a los astronautas en sus viajes al espacio está muy lejos de convertirse en algo posible, pero al menos podemos lograr que nuestros nombres o, ¿por qué no?, los de nuestros seres queridos, lleguen hasta donde ni siquiera el ser humano ha logrado llegar todavía. Para ello, solo es necesario rellenar antes del 30 de septiembre de 2019 un formulario en su página web, con el que no solo garantizaremos el viaje a Marte de nuestro nombre, sino que también recibiremos una simbólica tarjeta de embarque.

Rumbo a Marte

El encargado de llevar los nombres a Marte será el rover Mars 2020, cuyo lanzamiento está programado para el verano del próximo años y su llegada, si todo va bien, para febrero de 2021.

Los científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA utilizarán un haz de electrones para grabar todos los nombres en un micropchip de silicona, con líneas de texto de unos 75 nanómetros de ancho, aproximadamente la milésima parte de un pelo humano. El dispositivo, del tamaño de una moneda de diez centavos, puede almacenar hasta un millón de nombres, pero si el número de peticiones sobrepasa esa cifra no hay problema, pues cuentan con hacer más de uno si fuese necesario. De hecho, ya se han realizado más de 1’7 millones de peticiones, por lo que están en camino de los dos chips completos. Sea cual sea el número final, todos viajarán en el robot, en el interior de una cubierta de vidrio.

En la misma página web existe también un desglose por países en el que se puede comprobar que en España han enviado sus nombres más de 26.000 personas y en México más de 68.000.

No es la primera vez que la agencia espacial americana lleva a cabo una iniciativa como esta, pues el rover Mars Insight ya aterrizó el pasado mes de noviembre en el planeta rojo cargado con más de 2 millones de nombres de personas de todo el mundo.

Pero si alguien participó en la anterior ocasión no solo puede seguir haciéndolo, sino que recibirá puntos como viajero frecuente. Algo así como los puntos de Renfe, pero con un destino mucho más emocionante y sin salir de casa. No está mal, ¿no?