El océanos es grande y presenta una gran variedad de especies, muchas de ellas aún desconocidas para nosotros. De otras tenemos más información como por ejemplo de las estrellas de mar. Pero no hemos aprendido mucho sobre el movimientos de estas estrellas a través de Patricio, el mejor amigo de Bob Esponja... Entonces, ¿cómo se mueven?

Las estrellas de mar (o asteroida) son equinodermos, es decir, tienen el esqueleto interno formado por osículos calcáreos. Además, son únicos en el reino animal debido a que tienen una simetría pentarradial secundaria, es decir, que tienen cinco partes divididas de igual forma alrededor de su boca (situada en el centro).

Pero, ¿cómo se mueven? Las estrellas tienes pies de tubo que tienen ventosas que se adhieren químicamente al suelo marino. Ya que su sistema nervioso no es centralizado pueden percibir su entorno desde cualquier ángulo. Por otra parte, al no tener ojos el desplazamiento lo deciden a través de las células sensoriales que tienen en sus brazos, estas pueden detectar aspectos como la luz, las corrientes marinas y hasta los enlaces químicos que hay a su alrededor.

Fuera del agua se ahogan

Ahora que se acercan los días de playa (y fotos), es importante no sacar las estrellas de mar fuera del agua. Durante un tiempo se puso de moda hacerse selfies con las estrellas, pero lo único que les provocaban era sufrimiento. Por un lado, porque al cogerlas del fondo marino era como si arrancasen sus ventosas y eso les produce dolor y estrés. Pero, por otro, se ahogaban fuera del agua.

Estos equinodermos capturan el oxígeno a través del agua. Sus branquias dermales son las encargadas de hacer el intercambio de gases en el agua, sin embargo, una vez fuera, se intoxican debido a dióxido o monóxido de carbono. Las estrellas de mar pueden morir en apenas 3 minutos ahogadas, algunas aguantan hasta los cinco. Por eso, es muy importante no sacarlas del agua, porque pueden morir asfixiadas.