Después del anuncio y lanzamiento del primer Supercharger V3 semanas atrás, Tesla anunció que empezaría a aumentar la potencia de su red actual de supercargadores, pasando de 120 kW a 145 kW.

Pero ahora han anunciado que podrán sacarle más partido aún a los supercargadores ya instalados y funcionando, aumentando su potencia hasta los 150 kW. La noticia fue confirmada por parte de un representante de Tesla a Electrek, una publicación especializada en coches eléctricos.

Esto permitirá que los tiempos de espera durante cargas en carretera sean aún menores, sumados al sistema que calienta las baterías si se detecta que se visitará un supercargador, para que se llegue a picos altos de velocidad de carga más rápido.

La velocidad de carga de las baterías de coches eléctricos es más rápida cuando estas están a una temperatura mayor de los 12 grados centígrados, aumentando a ritmos óptimos cuando está alrededor de los 20 grados centígrados.

La mejora que permitirá beneficiarse de cargas de hasta 150 kW llegará por medio de una actualización de sistema a los Model 3 de gran autonomía además de los Model S y Model X con baterías de 100 kW/h.