La ciudad de Milán ha sido testigo de la presentación oficial del Samsung Galaxy A80, un nuevo smartphone de gama media que traslada algunas de las características más innovadoras de la compañía –como el lector de huellas dactilares bajo la pantalla o la cámara 3D– a segmentos de precio más asequibles.

Lo más interesante del nuevo modelo, más allá de sus prestaciones, es el peculiar sistema retráctil y giratorio sobre el que se monta la cámara del dispositivo. Por defecto, el módulo fotográfico se sitúa en la región posterior, pero cuando es necesario realizar un selfie, el dispositivo eleva el conjunto y, al mismo tiempo, lo hace rotar 180 grados. Gracias a este sistema, la pantalla puede ocupar la totalidad del frontal, algo que no sucede en otros teléfonos de la compañía –que presentan un notch de dimensiones reducidas o una perforación sobre el panel–.

El módulo fotográfico está compuesto por un sensor principal de 48 megapíxeles y un objetivo de lente f/2,0 –algo inferior a productos de la competencia–. A su lado se sitúa una sensor 3D –que permite capturar fotografías y vídeos con desenfoque– y una segunda cámara de ocho megapíxeles con un objetivo de gran angular capaz de recoger un rango de visión de 123 grados. Los tres sensores, como en otros modelos de la marca, se apoyan sobre algoritmos de inteligencia artificial para enriquecer los resultados finales.

La pantalla, como es habitual en Samsung, cuenta con tecnología Super AMOLED, un tamaño de 6,7 pulgadas y una resolución Full HD+ (1080 x 2400). Bajo esta se sitúa un lector de huellas dactilares que, pese a no hacer uso de ultrasonidos como el integrado en el Galaxy S10, también se oculta bajo el panel OLED.

La unidad de procesamiento está protagonizada por un SoC Qualcomm Snapdragon 730, que cuenta con una CPU de ocho núcleos de procesamiento (dos a 2,2GHz y seis a 1,7 GHz). A su lado se sitúan 8 GB de memoria RAM, un almacenamiento de 128 GB –no expandibles mediante tarjetas microSD– y una batería de 3.700 mAh con un sistema de carga rápida de 25 W –aún más veloz que el incorporado en el Galaxy S10+–.

El Samsung Galaxy A80 representa el peldaño más alto de la nueva serie A. Estará disponible en tres colores (negro, plata y oro) y llegará a España a lo largo de las próximas semanas a un precio, por el momento, desconocido.