Con la salida a bolsa de Uber a la vuelta de la esquina, PayPal quiere un lugar privilegiado en la que se espera que sea una de las compañías más valiosas del futuro del transporte de pasajeros en las ciudades. De hecho, la compañía de pagos confirma en su propio documento de salida a bolsa el acuerdo alcanzado con PayPal para convertirse en uno de los accionistas más importantes, y que sin duda puede generar sinergias entre ambas, en tanto PayPal ya está integrado como medio de pago en Uber.

Lo interesante del asunto es que el acuerdo al que han llegado ambas compañías consiste en una inversión de 500 millones en acciones ordinarias mediante colocación privada pero al mismo precio al se que se negocian las acción en la oferta pública de Uber, cuyo mayor escollo es, a día de hoy, la aprobación regulatoria al tratarse de una inversión de esa magnitud:

"PayPal, Inc. celebró un acuerdo con nosotros en virtud del cual acordó comprar $500 millones de nuestras acciones comunes en una colocación privada a un precio por acción igual al precio de la oferta pública inicial. Esta transacción está supeditada a ciertas condiciones de cierre, incluido el cierre de esta oferta y ciertas aprobaciones regulatorias".

Para PayPal nada de esto es nuevo. La compañía de pagos electrónicos ya es uno de los partners de Uber en términos de pagos y gestión de cobros, y además colaboran con la compañía como socio importante, por lo que solamente se trata de ampliar dicha asociación a la hora de ayudar a Uber a construir su propio monedero digital.