Sabido es que el realizador de cine con la costumbre de hacer cameos en sus propias películas más famoso en ese sentido es el británico Alfred Hitchcock, autor de obras tan especiales como Rebecca (1940), Náufragos (1944), La soga (1948), Crimen perfecto, La ventana indiscreta (1954), Psicosis (1960) o Los pájaros (1963). Pero no es el único, y ahora le va a la zaga en dicha costumbre y en prestigio el indoestadounidense M. Night Shyamalan, responsable de obras tan gozosas como El sexto sentido (1999), El protegido (2000), Señales (2002), The Village (2004) o Split (2016). Se da la circunstancia, por otra parte, de que el interés de ambos es el cine de intriga, pero con tintes fantásticos en lo que respecta a Shyamalan.

Y, como Hitchcock, no nos dejó cameos en sus filmes desde la primera vez que pudo sentarse en la silla del director, sino que esto se fue convirtiendo en un hábito curioso más tarde. En su ópera prima, Praying with Anger (1992), aparece en pantalla pero no en ningún cameo puesto que interpreta al personaje protagonista, Dev Raman, una especie de trasunto de sí mismo; y en Wide Awake (1998) ni siquiera se le ve el pelo. No fue hasta el boom de El sexto sentido que comenzó con su tanda de cameos habituales, y en esta película encarna al doctor Hill, el médico que atiende al pequeño Cole Star (Haley Joel Osment) y piensa que su pobre madre, Lynn Sear (Toni Collette), lo maltrata, cuando son los espíritus furiosos o perturbados los que le agreden.

m. night shyamalan cameos
'El sexto sentido' - Spyglass

El superheroico David Dunn (Bruce Willis) cachea en El protegido a su personaje, todavía sin nombre, tras intuir con su poder para detectar a los delincuentes que trafica con drogas en los baños masculinos del estadio de béisbol donde nuestro protosuperhéroe trabaja como jefe de seguridad. Pero entonces no encuentra nada incriminatorio en sus bolsillos. En Señales le vemos en dos ocasiones como Ray Reddy: la primera, se topa con la familia de Graham Hess (Mel Bibson) en el pueblo y se marcha atribulado porque es el responsable de la muerte por atropello de Colleen Hess (Patricia Kalember), esposa de Graham y madre de Morgan y Bo (Rory Culkin y Abigail Breslin); y la segunda, este acude al domicilio de Reddy, que le pide disculpas y se marcha porque ha encerrado a un alienígena en su despensa.

El cameo de Shyamalan en The Village resulta curioso. Es uno de los guardabosques de la reserva natural de Pensilvania en la que Edward Walker (William Hurt), Alice Hunt (Sigourney Weaver) y compañía establecieron la aislada aldea decimonónica de Covington, y nunca se le distingue con claridad en su caseta porque la cámara está enfocando siempre a Kevin (Charlie Hofheimer), un compañero suyo que había accedido a buscar medicinas para Lucius Hunt (Joaquin Phoenix) a petición de la intrépida Ivy Walker (Bryce Dallas Howard). Y en Lady in the Water (2006) es Vick Ran, residente de la urbanización al cargo de Cleveland Heep (Paul Giamatti) que, según la ninfa Story (Howard), publicaría en el futuro un libro de tal importancia e influencia en el mundo que llegaría a cambiarlo, pero no antes de morir por ello.

m. night shyamalan cameos
Touchstone

En The Happening (2008) es Joey, el colega de Alma Moore (Zooey Deschanel) que la llama por teléfono cada dos por tres, y en cierto instante se asoma desde uno de los asientos del tren a Harrisburg. En The Last Airbender (2010) encarna a un integrante de la Nación del Fuego en el campo de cautivos de la terrestre sin que le acreditaran; y no quiso hacer cameo alguno ni para After Earth (2013) ni para The Visit (2015). Pero tanto en Split como en Glass (2019) se enfunda la piel de Jai, el conserje del edificio de la doctora Karen Fletcher (Betty Buckley) que, más tarde, visita la tienda regentada por David Dunn y su hijo Joseph (Spencer Treat Clark), y entonces nos revelan que es el mismo sujeto que trapicheaba con drogas en el estadio de El protegido. Otra sorpresita made in M. Night Shyamalan.