Cuando The OA fue estrenada a finales del 2016 comentábamos que se trataba de una serie inclasificable pero sin duda imprescindible. Y es que la producción hecha por Brit Marling y Zal Batmanglij tiene un ADN diferente al que estamos acostumbrados; se trata de un título extrañísimo, con un abanico de temas que hasta ahora parecía imposible de presentar bajo un mismo techo. La buena noticia es que The OA lo hace y el resultado no solo es novedoso, sino sorprendente y fabuloso.

‘The OA’, la serie inclasificable (e imprescindible) de Netflix

Aunque la siguiente reseña no contiene spoilers de la nueva temporada, hablaremos de eventos de la primera, así que te recordamos no seguir leyendo si no quieres saber nada de ella.

Recordemos que el final de la primera entrega nos dejó en un tremendo cliffhanger, sin embargo, la nueva temporada, y casi como si se hubiera olvidado que tenemos poco más de dos años esperando, no se da prisa en retomarlo, ni resolverlo. Por el contrario, nos presenta una historia con personajes totalmente nuevos, eso sí, con un hilo muy interesante. En ese nuevo arco conocemos a Karim, un peculiar investigador privado que está en la búsqueda de una chica desaparecida; a su paso encuentra un juego online obsesionante, una casa aún más extraña y una empresa con fines oscuros.

La historia de Karim se va uniendo a la de Prairie casi sin que nos demos cuenta. Y es que cada uno de los episodios es totalmente impredecible. De los ocho que conforman la segunda temporada no adivinaremos jamás a donde nos llevarán. Esto más que nada porque cada uno se enfoca en un arco distinto, aunque, luego lo descubriremos, terminarán por encontrarse y darnos, además de una temporada laberíntica, llena de acertijos, claves y muchas cosas que aparentemente no deberían estar ahí, un final extraordinario y original que nos dejará con más preguntas que respuestas.

Si hay algo único en The OA es que hace una mezcla muy atrevida de temas y situaciones. Este título es, sin duda, extraño entre los títulos extraños que nos ha dado la televisión. Tiene elementos de géneros como la ciencia ficción, lo sobrenatural y otros temas que a simple vista jamás se podrían combinar pero que, de una forma sorprendente, la serie lo hace con resultados geniales. En la primera temporada, por ejemplo, pudimos ver una serie de movimientos que Prairie y otros personajes —sus compañeros de cautiverio y luego el grupo que reunió al regresar a casa— aprenden para hacer cosas extraordinarias y son clave en la historia; sin embargo, si los vemos sin todos los significados que tienen en la serie, pueden parecer incluso ridículos, pero no, en The OA se transforman en un rito vital para la historia y con un peso narrativo cautivador. Además, como era de esperarse, en la segunda temporada tienen una gran importancia y aprenderemos mucho más sobre ellos.

Antes habíamos hablado de la importancia de cada personaje en la historia de The OA, y como a veces nos hacía falta adentrarnos mucho más en cada uno de ellos; en la segunda entrega esto continúa, aunque en menor medida pues ya los conocemos de la temporada anterior, y les tenemos cariño o un gran odio —hablamos de ti Hap—, así que será mucho más fácil cautivarnos por su intrincada historia. Además, los nuevos personajes, al menos el más importante de ellos, , es decir, Karim, llega a ser entrañable por muchas cosas. Acá podemos mencionar otro acierto de esta serie de Netflix: tener a poco más de 12 personajes importantes, además de los protagonistas —Praire, Hap y Karim— y permitirles desarrollarse, transformarse y evolucionar es un gran reto que los creadores sortean con grandes resultados. Claro que, es aquí en donde se le exige mucho al público con resoluciones a veces sin mucha lógica o demasiado rápidas, sin embargo, la serie es tan pero tan extraña, que una laguna más en la trama no será un problema.

Lo anterior también nos lleva a señalar que la serie, y sobre todo esta segunda temporada, es para verdaderos fans, es decir, para aquellos que realmente se engancharon con la primera entrega y se dejaron cautivar por todo lo dicho y más que nada por todo lo no dicho en la serie, por la mezcla imposible y extraña que hace, así como por sus loquísimas circunstancias y resoluciones. Será imposible seguirle los pasos a la segunda temporada sin la primera, claro, por obvias razones, pero más que nada porque si la entrega inicial no te atrapó por completo, esta nueva entrega no lo conseguirá pues es aún más intrincada e insólita.

Así pues, para aquellos que están inmersos en el universo de The OA, la buena noticia es que la espera valió la pena, pues la segunda temporada nos lleva a adentrarnos a esa lectura compleja de la realidad con elementos religiosos, científicos, multiversos y demás a través de personajes cada vez más entrañables en esta serie creada, producida y protagonizada por Brit Marling.

Las dos temporadas de The OA se encuentran disponibles para todos los suscriptores de Netflix.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.