El Kremlin sigue moviendo su maquinaria para vulnerar sistemas informáticos que los ayuden a cumplir sus propósitos, una actividad que ya es habitual en el gobierno de Vladímir Putin. En esta ocasión, un grupo de investigadores de C4ADS, organización especializada en seguridad, reveló que Rusia está alterando señales GPS, tanto en su territorio como fuera de él. El objetivo principal no sería otro que proteger a su máximo mandatario.

Gracias a datos recolectados por la Estación Espacial Internacional, se han detectado 9.883 casos de suplantación de señales GPS. ¿Cómo lograron falsificar las señales? Los hackers fueron capaces de vulnerar el GNSS (Sistema Global de Navegación por Satélite, por sus siglas en inglés). Manipulan los datos para hacer creer que alguien —o algo— se encuentra en otra ubicación.

Por supuesto, estas prácticas perjudican a la tecnología de navegación en aquel país, desde usuarios de dispositivos móviles hasta el transporte marítimo. De acuerdo al informe, 1.311 embarcaciones fueron afectadas 7.910 veces por la alteración de señales desde febrero de 2016. C4ADS deja claro que la actividad "representa un riesgo para la seguridad marítima".

La suplantación se identificó en 10 lugares: Gelendzhik, Sochi, Vladivostock, San Petersburgo, Olyva, Arcángel, Kerch, Moscú, Sebastopol (Crimea) y Khmeimim (Siria). Al comparar las fechas de traslados de Putin, las cuales son compartidas públicamente por las autoridades, se descubrió que el presidente se encontraba en esas ubicaciones cuando se detectó la falsificación de señales. Querían ocultar sus movimientos.

Respecto a los territorios extranjeros mencionados -Crimea y Siria-, son lugares donde las autoridades rusas mantienen residencias y bases de operaciones. De hecho, Vladímir Putin estuvo cerca del Puente de Crimea en mayo y septiembre del año anterior. Existe evidencia de que, durante su estancia, las señales GPS fueron intervenidas.

Con Siria la situación es más extraña. Desde la base aérea de Khmeimim se reemplaza la señal con datos que no incluyen ninguna ubicación. Es en este lugar donde se planean algunas de las misiones militares en ese país. Aunque no está confirmado, probablemente ataquen el GPS con la finalidad de obtener ventajas durante el conflicto.

Los investigadores indican que Rusia estaría realizando estos movimientos con el fin de proteger a Putin de ataques con drones. Aunque existen las pruebas suficientes para culpar al Kremlin de la situación, C4ADS prefiere ser cautelosa con los datos revelados: "El informe no trata de hacer declaraciones concluyentes sobre quién o qué podría estar realizando esta actividad, pero sí identificamos a los posibles actores que podrían estar involucrados o estuvieron presentes durante los eventos explicados".