El 8 de marzo está a la vuelta de la esquina, y esto es algo que lleva semanas sintiéndose. En las redes, en las calles, en las oficinas, en las universidades. En todas partes se habla cada vez con mayor intensidad, un año más, del Día Internacional de la Mujer, en el que la sororidad se adueña de la calle y miles de mujeres y hombres se manifiestan para reivindicar la igualdad real en todos los ámbitos de la vida, formando un movimiento integrador y transversal.

El pasado año, decenas de medios de todo el mundo recogieron lo que en España se vivió como “una jornada histórica”, en la que, según fuentes sindicales, cerca de 6 millones de trabajadoras se sumaron a los paros convocados en todo el territorio y se produjeron movilizaciones en 120 ciudades. En Madrid y Barcelona, donde la participación se triplicó respecto al año anterior, las cifras oficiales se sitúan en torno a las 200.000 manifestantes. Aunque también las ciudades de Bilbao, Zaragoza o Sevilla destacaron por el alto grado de participación en sus manifestaciones.

Pero, ¿qué se va a hacer este año?

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) ha convocado una huelga general de 24 horas en todos los sectores para este 8 de marzo, como respuesta al llamamiento realizado por el movimiento feminista. Lo que implica que cualquier persona en el territorio nacional cuenta con todas las garantías legales para realizar la huelga. Por su parte, Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores se han limitado a invitar a trabajadores y trabajadoras a secundar la convocatoria de paros laborales y participar en los actos y movilizaciones que se desarrollen a lo largo de ese día.

Desde el movimiento feminista, sin embargo, se propone una huelga que alcance todos los espacios de la vida, para reivindicar la importancia de la labor de la mujer en cada uno de ellos, huelga de cuidados, de consumo, estudiantil y laboral. Aunque se invita a las mujeres a participar en la medida de sus posibilidades, que entienden muy diferentes debido a las desigualdades y las precariedades a las que estas se ven condenadas.

A través de la huelga de cuidados se busca reivindicar la importancia de los cuidados en la sociedad, para que tanto los hombres como el Estado se hagan cargo de la responsabilidad que les corresponde. “Paramos para que el trabajo de cuidados no recaiga siempre y únicamente sobre nosotras”. Invitan a las mujeres a dejar a otros los cuidados y las tareas domésticas durante ese día y, a aquellas que no pueden dejar de cuidar, a colgar un delantal de su balcón en apoyo a la huelga.

Mediante la huelga de consumo se alude a una concienciación que vaya un poco más allá, que reflexione acerca de un consumo “donde no tenga cabida la explotación laboral ni la destrucción del planeta”. Durante ese día, proponen consumir únicamente los productos y servicios básicos y evitar comprar en lugares donde las trabajadoras tengan malas condiciones o donde se explote a otros pueblos. Además, invitan a reducir el consumo y la generación de residuos también el resto del año.

En la huelga educativa se reclama la enseñanza como el principal espacio de socialización, para que el sistema educativo deje de reproducir “unos valores machistas y racistas que nos impiden crecer en equidad e igualdad social”. Animan a las estudiantes a no asistir a clase ese día y a organizar acciones alternativas que contribuyan a profundizar en la situación de las mujeres y niñas en los centros de estudio.

Por medio de la huelga laboral, quizá la más conocida, se pretende visibilizar el vacío que queda cuando las mujeres desaparecen, literalmente, de los lugares de trabajo. Además, invitan a reflexionar colectivamente en todos los centros de trabajo, tanto si se puede parar ese día como si no, sobre el rol masculino en la discriminación de género.

¿Puedo sumarme a la huelga? Sí, al estar convocada por un sindicato mayoritario, tienes todas las garantías legales para secundar la huelga de 24 horas.

¿Puede mi empresa tomar represalias si participo en la huelga? No, ya que se trata del ejercicio de un derecho fundamental.

¿Debo avisar a mi empresa si voy a hacer huelga? No, no existe obligación de informar y puedes cambiar de opinión en cualquier momento.

¿Puedo hacer huelga aunque no esté afiliada a ningún sindicato? Sí, el derecho a huelga es para todas las trabajadoras y trabajadores.

En muchas provincias de España se han llevado a cabo estas semanas actos previos al Día de la Mujer, en apoyo a la huelga feminista. Además, durante la tarde de mañana se llevarán a cabo diversas manifestaciones multitudinarias a lo largo de todo el país, para que quienes no hayan podido participar en la huelga tengan la oportunidad de salir a la calle a apoyar las reivindicaciones. Consulta aquí la convocatoria de tu ciudad.

Y si soy hombre, ¿qué puedo hacer ese día?

El feminismo es una lucha en la que los hombres tienen un papel fundamental, ya que son ellos quienes ostentan los privilegios que condenan a las mujeres a una posición de inferioridad en la sociedad. Por este motivo, es imprescindible que los hombres cuenten con conciencia feminista todo el año, que se cuestionen sus roles y que afronten los retos que tienen por delante para evitar conductas machistas.

Si eres hombre y el 8 de marzo quieres apoyar a tus compañeras puedes hacerlo de diversas maneras. Si van a la huelga, no hagas su trabajo. Dado que con esta acción lo que se pretende es visibilizar el importante papel de las mujeres en el ámbito laboral, si cubres la ausencia de tus compañeras la acción se vacía de contenido. Súmate a la huelga de consumo, elige no comprar nada ese día y aprovecha para plantearte cómo el modelo de consumo actual perjudica especialmente a las mujeres, a los pobres y al planeta. Encárgate de los cuidados, haz lo que esté en tu mano para que tus amigas y compañeras puedan acudir a la huelga y a las movilizaciones. Además, puedes apoyar las reivindicaciones en las manifestaciones que se convocarán para ese día, eso sí, recuerda situarte en la zona mixta y deja que sean las mujeres quienes lideren el movimiento.
Escucha, apoya y no interfieras.