No es la primera noticia que habla sobre una nueva versión del producto estrella de Nintendo Switch.

Ya en enero, Nikkei hablaba de una versión más pequeña y económica de la consola portátil de la casa japonesa. También se hablo de una una versión de la original, con mejores prestaciones de pantalla y un diseño algo más estilizado que el de su primera versión.

Ahora, tras un informe publicado en The Wall Street Journal se ha sabido que Nintendo estaría trabajando en algo más que una versión más simple. Según el medio estadounidense, trabajan en dos versiones de Switch, las cuales podrían ver la luz este mismo verano.

Dicho informe insiste en esa versión más barata y pequeña, pensada para ser transportada; ahonda algo más en sus características y se aventura a adelantar que vendrá sin vibración; con la idea de reducir costes. Algo más parecida a la antigua 3DS, esta versión carecerá de los Joy-Con de la Switch original.

Sin embargo, en esta ocasión, añaden otro dispositivo de "características mejoradas dirigidas a los grandes jugadores". Y esto es lo único que se ha podido conocer de esa supuesta nueva versión de Nintendo. El informe no ha dado más detalles más allá de su anuncio, que se pretende durante la celebración del E3, celebrado en Los Angeles, el próximo junio –entre el 11 y el 13–, para su venta habría que esperar unos meses más, coincidiendo con la campaña de Navidad.

En cualquier casi, se apunta a una mejora en el rendimiento, potencia y eficiencia con un sensible aumento de los mismos, pero sin llegar a los niveles de la PS4 y Xbox One. Lo que sí es cierto que Nintendo Switch representa una gran parte de los ingresos de la compañía; una renovación de su producto estrella confirmará el posicionamiento del mismo en el ecosistema.