Las respuestas han tardado algo menos de 24 horas. Si ayer, Cabify anunciaba casi por sorpresa que hoy, 7 de marzo, volvía a Barcelona, hoy mismo el Govern de la Generalitat ya ha emitido su opinión. Por su parte, desde Unauto VTC afirman que la "decisión de Cabify de volver a operar en Barcelona ha sido una decisión individual de la compañía".

El Govern ha comunicado a la Guardia Urbana y los Mossos d´Escuadra la orden de inmovilizar todos los vehículos de Cabify que estén incumpliendo la normativa. Entendiéndose por incumplimiento la visión del Govern que, desde ayer, estudia el giro que los abogados de la tecnológica han dado al texto publicado hace unas semanas. Lo que se ha definido como un "truco o hueco legal" ha buscado la trampa en la pre reserva de los 15 minutos impuesta por la Generalitat –y de una hora para el Área Metropolitana–.

El departamento legal de Cabify entiende que, a través de unos nuevos términos de uso del servicio en la aplicación, los usuarios que lo acepten comienzan una relación contractual con la compañía de VTC; que tras comprar 300 licencias a Varo, una de las compañías con mayor número de permisos, deja de ser intermediaria para convertirse en proveedor directo de servicios. El "contrato" entre ambas partes es gratuito y puede ser anulado por el usuario en cualquier momento, pero permite que a partir de la segunda reserva la solicitud de los vehículos pueda realizarse de manera inmediata. En este punto, aún queda por decidir si lo que ya se ha definido como "jugada maestra" por el departamento legal de la tecnológica puede sortear la normativa de la Generalitat.

Ante esta afrenta, el Govern ha decidido parar cualquier coche que haya recurrido a esta medida. Según fuentes consultadas por Teknautas esto supone un fraude de ley completo ante la decisión del gobierno de Cataluña. Estos entienden que el texto hace referencia a todos los viajes realizados por vehículos de plataformas vinculadas a licencias VTC, independientemente del número de trayectos realizados por cada usuario. El hueco, por lo tanto, buscado por la plataforma hace referencia al tiempo del servicio: si este dura un año (tiempo por el que se se firma el contrato) no habrá que esperar por el mismo. Se espera que la Generalitat envíe un comunicado a Cabify explicándole la situación; aunque fuentes cercanas apuntan a que este paso por parte de la plataforma es una forma de precipitar el proceso de prohibición de su actividad a los procesos legales y al Tribunal Constitucional. Si el Constitucional abala la propuesta de la Generalitat, estos deberán salir sin remedio de la región; aunque igualmente entienden que este movimiento es, cuanto menos, arriesgado. Unauto, por su parte, "se encuentra actualmente estudiado el nuevo modelo de negocio de Cabify".

En este sentido, las autoridades procederán a revisar todas las hojas de ruta de los vehículos VTC. De incumplirse el reglamento, procederán a la retirada inmediata del los coches.


Actualización 7 de marzo 17:12: añadido el comunicado de Unauto VTC.