Como una constante imperecedera, YouTube Kids vuelve a estar en el foco de toda la atención una vez más tras descubrirse que en su plataforma se encuentran alojados vídeos que incitan al suicidio a los espectadores. Una de las tantas polémicas en las que se está viendo envuelto el servicio de vídeos durante los últimos tiempos y que vuelve a poner en cuestión el trabajo de control que se está llevando a cabo en dicha web.

La noticia llega tan solo unos días después de revelarse que distintos canales y vídeos de menores de edad eran frecuentados por pedófilos y que distintas marcas, en consecuencia, retirasen su inversión en publicidad de la plataforma. Este contenido, que ha sido descubierto y señalado por diversas fuentes, destaca por sus oscuras intenciones tras una inocente y afable apariencia. Una madre anónima lo relata así en una web especializada de pediatría:

Eran unos dibujos simples e inocentes, hasta que sucedió.

A los cuatro minutos y cuarenta y cinco segundos del vídeo, un hombre caminaba rápidamente hacia la pantalla, extendía su brazo y enseñaba a los niños que veían este video cómo matarse a sí mismos.

Tras ello, una doctora, en la misma web:

Mi investigación me ha llevado a un mundo horroroso donde la gente crea dibujos animados que glorifican temas y escenarios peligrosos tales como autolesiones, suicidio, explotación sexual, tráfico, violencia doméstica, abuso sexual y violencia con armas de fuego, que incluye un tiroteo escolar simulado.

Siempre lo mismo

Por su parte, YouTube se limita a ofrecer una respuesta que continúa en la línea de las anteriores ocasiones, asegurando que han aumentado el control de manera manual para revisar los posibles problemas con el contendido y que se hace todo lo posible para evitar que estas situaciones se den tan a menudo. La pregunta, sin embargo, es obvia: ¿realmente es esto suficiente, teniendo en cuenta que este tipo de problemas no solo parece no decrecer, sino que va a más?

Trabajamos para hacer que los videos en YouTube Kids sean amigables para la familia y tomamos los comentarios muy en serio. Apreciamos a las personas que señalan el contenido problemático y hemos hecho posible que cualquiera pueda reportar un vídeo. Los vídeos marcados se revisan manualmente las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y se eliminan todos los vídeos que no pertenecen a la aplicación. También hemos estado invirtiendo en nuevos controles para padres, incluida la posibilidad de seleccionar vídeos y canales en la aplicación. Estamos realizando mejoras constantes en nuestros sistemas y reconocemos que hay más trabajo por hacer.