Israel llegará a la Luna el próximo 11 de abril, si todo va según lo planeado. Su misión Beresheet, que significa Génesis en hebreo, ha despegado desde Cabo Cañaveral a las 20:45 hora local (2:45 de la madrugada de este viernes en horario peninsular). El encargado de lanzar esta sonda privada camino de nuestro satélite ha sido el cohete Falcon 9 de SpaceX, la compañía de Elon Musk.

El viaje de esta sonda no será directo hacia la Luna como sí lo eran los de las misiones Apollo. En este caso, Beresheet recorrerá 6,5 millones de kilómetros alrededor de la Tierra antes de que sea atrapado por la gravedad lunar. De los tres satélites enviados al espacio por SpaceX en este satélite, este es el de menor peso y tamaño, 585 kilos y el tamaño de una lavadora. Las otras sondas son un satélite de telecomunicaciones de Indonesia y otro militar de Estados Unidos.

Beresheet no es una misión científica ya que su objetivo principal es demostrar que la tecnología de las empresas privadas está lo suficientemente madura como para llegar hasta la Luna. Aunque SpaceIL no es una empresa como tal sino que se definen como una organización sin ánimo de lucro. No obstante, sí que llevará a cabo una investigación: estudiará el campo magnético de la Luna.

SpaceIL, la compañía israelí que ha construido y lanzado esta sonda, inaugura así la nueva era de la exploración lunar, en la que la cooperación entre las empresas privadas y las agencias espaciales públicas será esencial para descubrir más sobre nuestro satélite y para llegar a poner una base lunar, como buscan desde la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

Además, se trata del cuarto país en llegar a la Luna. Los otros tres que han llegado antes de Israel son, obviamente, Estados Unidos y la URSS, pero a principios de años también llegó China con su Chang'e 4.

👇 Más en Hipertextual