No existen demasiados detalles de la una de las divisiones más recientes de Uber, pero todo apunta a que la tecnológica del transporte estaría buscando sistemas para integrar tecnología autónoma en sus modelos de bicis y patinetes.

Micromobility Robotics, que así es como se conoce a la nueva división, tiene el objetivo de hacer que JUMP –compañía de bicis compartidas recientemente comprada por Uber, y que ahora está sumando modelos de patinete de propia creación– tenga también modelos que sepan, de alguna manera, que necesitan recargarse y puedan hacerlo por sí mismos. Si en septiembre, UBER presentaba la nueva versión de las bicicletas de JUMP, con sistemas de autodiagnóstico y baterías intercambiables, ahora quieren llegar más lejos. Con sistemas de robótica e inteligencia artificial, el grupo liderado por Chris Anderson quiere acabar con uno de los "peros" más grandes de estos sistemas: las cargas de energía.

Con ello se acabaría, en cierto modo, con la polémica de los grupos de personas encargados de recargar patinetes a lo largo de la noche. Un sector que, desde algunas administraciones, ya se está observando de cerca al entender que, como ocurre con la cuestión de los riders para el sector de los repartos, supone una nueva versión de trabajos precarios. En cualquier caso, este sistema suprimiría la necesidad de tener camiones de regida por la noche circulando por la ciudad.

No está claro si el objetivo del equipo tecnológico de Uber es que los vehículos "se muevan solos" para cargar sus baterías, pero si ese es su objetivo, tendrían una ventaja sobre el resto de compañías de vehículos. Sus modelos estarían cargados –prácticamente al máximo de su capacidad– casi siempre, lo cual haría que los modelos de Uber siempre tengan batería; a diferencia de los de la competencia.

En cuanto al precio, la supresión de los equipos de trabajo humano podría hacer bajar los precios de salida de los patinetes en su inicio de viaje, no se ha comentado nada al respecto. Sobre cuándo lo veremos en las ciudades tampoco se han pronunciado.