HTC aprovechó el marco del CES 2019 para presentar una variante de sus gafas profesionales de realidad virtual. Se trata del Vive Pro Eye, un dispositivo que incluye como principal novedad el seguimiento ocular (eye-tracking). La tecnología consiste en seguir cada movimiento de los ojos para mejorar la experiencia dentro del "mundo virtual".

Si bien algunas compañías ya se encontraban experimentando con el seguimiento ocular desde hace un par de años, es la firma de Taiwán la que lo integra en un producto ampliamente reconocido. ¿Cómo aprovecharán el eye-tracking? HTC lo usará para completar su técnica de renderizado. Las zonas donde están enfocados los ojos tendrán una mejor calidad de imagen, mientras que las regiones no observadas disminuirán su procesamiento.

Aunque de momento no lo han confirmado, se espera que la compañía incluya esta característica en sus herramientas de desarrollo. Permitiría que interesados usen el movimiento de los ojos para ofrecer otro tipo de experiencias interactivas. Las Vive cuentan con el apoyo de una gran comunidad de desarrolladores, quienes seguramente están dispuestos a exprimir el eye-tracking.

Por otra parte, HTC confirmó una colaboración con Nvidia. Su objetivo es que las gafas sean compatibles con la tasa variable de sombreado, una de las novedades de las tarjetas gráficas GeForce RTX. Gracias a ello es posible enfocar la potencia del procesador en zonas de mucho detalle, técnica que podría complementarse perfectamente con el Vive Pro Eye.

Desgraciadamente no hablaron de precio, solo anticiparon que estará disponible en el segundo trimestre del 2019. Teniendo en cuenta el costo del Vive Pro (799 dólares), no esperemos ver un cifra asequible para todo el público. El seguimiento ocular en la realidad virtual será bastante caro, al menos en un principio.

HTC Vive Cosmos, el dispositivo para las masas

Para intentar llegar a más consumidores presentaron el Vive Cosmos, visores de los que no se tienen muchos detalles. Hasta el momento se sabe que contará con un conjunto de personalizaciones modulares, las cuales irán aumentando en número con el paso del tiempo. A diferencia de las versiones profesionales tendrá un precio menor, pero tampoco concretaron la cifra.

El breve vídeo de presentación nos deja ver algunas de sus características, iniciando con la pantalla abatible para regresar al mundo real sin retirar el dispositivo. Además, podrá conectarse con smartphones. También se confirma la segunda generación de los Knuckles, controles desarrollados en conjunto con Valve. Seguramente en las próximas semanas compartirán más información.