Durante años, los científicos han analizado cómo se derrite la superficie de Groenlandia, con el fin de extraer información sobre la evolución del aumento del nivel del mar en los próximos años. Sin embargo, según se concluye en un estudio publicado hoy en PNAS, la mayoría de estos investigadores no lo estaban haciendo del todo bien. La causa reside en que centraban sus estudios en las zonas sudeste y noroeste de la isla, pues es en ellas donde se concentra la mayor proporción de grandes icebergs. ¿Pero qué pasa en otras regiones?

Esta pregunta se la hicieron también los autores de este estudio, procedentes de la Universidad del Estado de Ohio, por lo que decidieron poner su punto de mira en otro lugar, concretamente en el suroeste. Y cuál fue su sorpresa al comprobar que la mayor pérdida de hielo acaecida desde 2003 hasta 2013 procedía precisamente de ahí.

Ya no hay marcha atrás

Estos resultados son especialmente curiosos por el hecho de que en esa región de Groenalndia apenas hay glaciares, por lo que la descongelación debía provenir de la masa de hielo superficial. ¿Y cuál es el motivo de que los efectos lleguen hasta ahí? Con una alta probabilidad, el calentamiento global, según han asegurado los autores en un comunicado de prensa.

https://hipertextual.com/2018/09/mas-siglo-calentamiento-global-minuto
Concretamente, la oscilación del Atlántico Norte, que trae aire más cálido al oeste de Groenlandia o los cielos más despejados, que contribuyen a una mayor radiación solar, son dos de las causas principales de este deterioro de la superficie helada.

El problema es que todos los cálculos que se han realizado hasta ahora sobre el futuro aumento del nivel del mar se han hecho en base a los resultados que solo tenían en cuenta los glaciares. Por lo tanto, la velocidad de fusión de repente se descubre cuatro veces mayor.

Esto hace imposible volver atrás. Se pueden tomar medidas para luchar contra el cambio climático y evitar que el problema sea aún más grave, pero es una realidad que en los próximos años se dará un aumento del nivel del mar mayor de lo previsto. Incluso podría afectar a ciudades costeras de Estados Unidos, como Nueva York o Maiami, y también a algunas naciones insulares.

Para la realización del estudio se utilizó como indicador también el blanqueamiento de los corales, pues se sabe que cuando el agua alcanza una temperatura determinada estos pierden su color y mueren. Comprobaron que existen principalmente tres momentos concretos en los que se produjo un blanqueamiento masivo, siendo el primero de ellos en 1997. Todos ellos coincidieron con una irrupción de El Niño. Sin embargo, El Niño se ha dado muchas veces con anterioridad, sin causar estragos tan grandes. La razón, de nuevo, se encuentra en que la atmósfera en general está más caliente que antes. Como resultado, la temperatura del mar en la superficie de los trópicos sube y las aguas poco profundas y el aire se calientan, dando lugar a eventos como la citada fusión de Groenlandia. De cualquier modo, cabe destacar que el hecho de que ya no haya marcha atrás no significa que debamos cesar en nuestra lucha contra el cambio climático. La cosa pintal mal, pero aún puede volverse mucho peor.