Bose es una de las firmas más nombradas cuando se habla de calidad de cancelación de ruido. Ha sido una de las marcas que ha conseguido crear un fuerte impacto en el mercado con esta tecnología aplicada a sus auriculares, la cual ahora se afanan por implementar, con mayor o menor éxito, otras muchas compañías del sector. Ahora ha llegado el momento de aplicar esa experiencia a los vehículos.

La empresa ha aprovechado la feria de electrónica de consumo CES 2019 que se celebra estos días en la mundialmente conocida ciudad de Las Vegas para dar a conocer QuietComfort Road Noise Control, un sistema de cancelación de ruido aplicado a los coches que promete ofrecer exactamente lo que uno ya puede imaginar, que no es otra cosa que un aislamiento total de los ruidos del exterior. No en vano, hereda el nombre de sus exitosos auriculares que incorporan dicha tecnología.

Reduciendo al mínimo el sonido exterior

Bose define el sistema como un "algoritmo de alto rendimiento que usa el sistema de sonido del vehículo para reducir activamente el sonido proveniente de la carretera". Este trabaja de manera conjunta con unos acelerómetros situados en el vehículo que recogen las vibraciones de la carretera y ayudan al software propietario crear una cancelación de ruido apropiada a través de los propios altavoces de este.

Así mismo, el sistema incorpora también una serie de micrófonos ubicados en el interior del coche que se encargan de monitorizar en todo momento el sonido ambiente para adaptarse aún más a las circunstancias de cada momento. Como resultado, prometen, se obtiene un "espacio más silencioso alrededor de cada pasajero" y una mejor experiencia de conducción. Se espera que la tecnología comience a ser efectiva en modelos de producción en los próximos dos años.