Un selecto grupo de usuarios de Twitter fue alertado por la misma empresa, que un bug en la plataforma permitió una inusual fuga de datos durante el mes de noviembre.

Twitter no ha dado a conocer cuántas cuentas fueron alertadas pero se sabe que la información filtrada incluye, según recoge Gizmodo, el código de país si es que la cuenta está asociada a un número telefónico y si es privada.

Si bien, estos datos no son tan sensible como las recientes filtraciones de fotos de Facebook, por ejemplo, no deja de ser una mala noticia.

La empresa menciona en una publicación de soporte que, durante su investigación, notaron un gran número de consultas provenientes de direcciones IP ubicadas en China y Arabia Saudita. Aunque no pueden confirmar la intención de estos hechos, es posible que tengan que ver con opositores de esos Estados.

Los usuarios afectados no tienen nada que hacer, pues el bug se resolvió casi de inmediato, pero se desconoce porqué Twitter se tardó casi un mes en dar aviso.