No sólo es el Gobierno de los Estados Unidos el que está probando el uso de reconocimiento facial. Taylor Swift también ha usado esta tecnología en un concierto sin hacérselo saber a los asistentes.

El 18 de mayo pasado, la cantante se presentó en el estadio Rose Bowl en Pasadena, California. A lo largo de la entrada, varios kioscos con pantallas mostraban vídeos de sus ensayos y, al mismo tiempo, una cámara dentro capturaba fotos del rostro de los espectadores, informó The Rolling Stones.

De acuerdo con la revista, estas imágenes fueron enviadas a un "centro de mando" en Nashville, Tennessee, para ser comparadas con una base de datos de cientos de los acosadores que alguna vez han amenazado o molestado a Swift.

Mike Downing, director de seguridad de Oak View Group, la empresa que fabrica los kioscos con estas pantallas, y que acudió al concierto para presenciar la demostración del sistema, explicó a la revista:

Todos los que pasaban, se detenían y se quedaban mirando, y el software comenzaba a funcionar.

Dado que un concierto es un evento privado, los organizadores del mismo pueden usar el tipo de sistema de vigilancia que mejor les parezca. Por lo tanto, es legal usar el reconocimiento facial como una medida de seguridad.

Taylor Swift no es la primera que ha tenido esta idea. En abril pasado, las autoridades chinas arrestaron a un hombre por "delitos económicos", que fue identificado con reconocimiento facial de entre una multitud de unas 50.000 personas durante un concierto del cantante Jacky Cheung.

También en mayo pasado, la empresa Live Nation Entertainment, dueña de Ticketmaster, dio a conocer en una carta a sus inversionistas que está desarrollando tecnología que reemplazaría con reconocimiento facial el uso de boletos físicos para conciertos y otros espectáculos. Según Justin Burleigh, director de productos de Ticketmaster, dijo a The Rolling Stones que planean realizar una prueba beta de esta tecnología a principios del próximo año.

👇 Más en Hipertextual