Este lunes 3 de diciembre está previsto que la misión OSIRIS-REx de la NASA llegue hasta su objeto de estudio: el asteroide Bennu. Esta sonda es la primera misión de la agencia norteamericana para recoger muestras y traerlas de vuelta a la Tierra en 2023, según los cálculos de los expertos.

¿Por qué se eligió Bennu? "Los asteroides en general son restos de la formación de nuestro Sistema Solar, así que preservan de alguna manera los materiales que existían durante esas primeras etapas", explica a Hipertextual la astrofísica Julia de León, una de las españolas que participa en esta misión y que analizó en 2010 las imágenes de (21) Lutetia enviadas por la cámara OSIRIS de la misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

Bennu "es un asteroide de tipo primitivo", añade. "Creemos que contienen compuestos basados en el carbono, incluyendo compuestos orgánicos, y también minerales que han visto alterada su estructura por el contacto durante miles de millones de años con agua líquida. Eso no significa que vayamos a encontrar agua, pero nos daría pistas para entender mejor cómo llegó el agua, y por tanto la vida, a la Tierra", señala la investigadora.

Una vez esté en Bennu, la sonda estudiará durante varios meses en qué zona va a aterrizar para poder recoger las muestras que los expertos quieren traer de vuelta. OSIRIS-REx "está preparado para traer a la Tierra un mínimo de 60 gramos y un máximo de 2 kilos de material", señala la astrofísica.

La llegada de esta sonda podrá seguirse en directo entre las 17:45 y las 18:15 hora peninsular, si todo sale según lo ha previsto, en el canal oficial de la NASA en YouTube.

Primera misión para la NASA

OSIRIS-REx es la primera misión de retorno de muestras para la agencia espacial norteamericana. Pero no es la única misión de este estilo que se está llevando a cabo. El pasado mes de junio, Hayabusa 2, misión de la agencia espacial japonesa (JAXA), llegó al encuentro de Ryugu, su asteroide objetivo. Aunque no descendió a recoger las muestras hasta el pasado 3 de octubre. Este satélite ya se encuentra de camino a la Tierra.

Por otra parte, la JAXA ya es toda una experta en este tipo de misiones, puesto que Hayabusa, lanzada en 2003, fuera la primera sonda en ir a un asteroide, en ese caso a Itokawa, y regresar con muestras de este en 2010.