La NASA ha completado con éxito la primera maniobra en el espacio profundo de OSIRIS-REx, la sonda que realizará un viaje de ida y vuelta a un asteroide que podría chocar en el futuro contra la Tierra. La posibilidad de un hipotético impacto, no obstante, es limitada, ya que las estimaciones hablan de una probabilidad de 1 entre 2.700. Tras su exitoso lanzamiento el pasado mes de septiembre, la agencia espacial norteamericana ha comprobado que OSIRIS-REx ha finalizado la primera etapa de su viaje, en la que debía realizar un viraje en su trayectoria utilizando por primera vez los motores principales de la sonda.

Según ha informado la NASA, la maniobra tuvo lugar el pasado 28 de diciembre de 2016 y provocó un cambio en la velocidad del vehículo de 431 metros por segundo, para lo que empleó además 354 kilogramos de combustible. Los datos de telemetría han confirmado el éxito del viraje, un paso esencial para que OSIRIS-REx se sitúe en la órbita de la Tierra y se impulse gracias a la gravedad de nuestro planeta.

«DSM-1 fue nuestro primer gran cambio de trayectoria y el primer uso de los motores principales, por lo que es bueno tenerlo bajo control y estar en una trayectoria segura a Bennu«, ha explicado Arlin Bartels, director adjunto del proyecto del Goddard Space Flight Center de la NASA. Durante el día de hoy, los científicos también realizarán una pequeña corrección de su posición para refinar su localización. El objetivo es que OSIRIS-REx alcance el asteroide en el otoño de 2018, fecha en la que está previsto que tome una muestra que oscile entre los 60 gramos y los 2 kg.

La cápsula encargada de realizar esta actividad de minería espacial regresará a la Tierra con la muestra en 2023, con el objetivo de estudiar los elementos químicos, los minerales y, sobre todo, la materia orgánica presente sobre su superficie. La NASA pretende confirmar si el asteroide Bennu cuenta en su composición con aminoácidos y ácidos nucleicos, las moléculas biológicas que hacen posible la vida. Además de su investigación de carácter biológico, los científicos también quieren saber más acerca del efecto Yarkovsky, para así determinar el efecto que tiene la luz del Sol sobre cuerpos rocosos como Bennu.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.