Fortnite no sólo es el juego más popular del momento por la cantidad de personas que lo disfrutan diariamente, también se ha convertido en una mina de oro para sus responsables. Cada mes generan millones de dólares gracias a su modelo con microtransacciones, el cual permite adquirir bienes digitales a cambio de dinero real. Algunos jugadores gastan cantidades importantes para obtener el Pase de Batalla, bailes o atuendos. Es así como una cuenta comienza a obtener valor.

Desgraciadamente, hackers están viendo a Fortnite como una oportunidad de negocio. En los últimos meses han crecido los reportes de cuentas robadas y vendidas en el mercado negro. Las víctimas son, en su mayoría, niños o adolescentes, quienes no han tomado las precauciones necesarias para evitar la situación. Percatarse del robo no es complicado, llegan alertas de Epic Games avisando un cambio de correo electrónico o que la verificación en dos pasos fue activada.

Las cuentas vendidas tienen distintos precios dependiendo el contenido que poseen, no obstante, son más baratas que adquirir los bienes en la tienda del juego. Los ciberdelincuentes usan diversas técnicas para lograr su propósito, como esconder su IP usando servidores proxy o acceder a datos filtrados de otras plataformas que incluyen nombres de usuario, contraseñas y correos electrónicos.

Según un reporte de la BBC, los hackers tienen un software para automatizar el inicio de sesión en la web de Epic Games. Una vez que acceden, cambian rápidamente la configuración de correo, el número telefónico y la verificación en dos pasos, lo suficiente para tomar control de las cuentas. ¿Lo más preocupante? Es posible comprar el mencionado sistema.

Una personas con el software afirma haber obtenido cerca de 1.000 cuentas en un sólo día. En sus primeras semanas acumuló 1.500 libras siendo intermediario entre ladrones y vendedores. Lo anterior fortalece la siguiente teoría: la gente tiende a repetir sus datos de registro en múltiples servicios. Si una plataforma sufre una fuga de información, probablemente sirva para acceder a otras aplicaciones, como ha sido el caso de Fortnite.

El único obstáculo que los hackers no han podido superar es la verificación en dos pasos. Cuando está activada desde un inicio es imposible —de momento— entrar a la cuenta, independientemente de saber el nombre de usuario y contraseña. Esa es la razón por la razón por la que Epic Games recomienda continuamente habilitar la opción. Con el reciente aumento de robos, se esperaba que el estudio de Carolina presentara alguna propuesta para recuperar cuentas o dar más información de ayuda. Sin embargo, hasta la fecha no se ha producido ningún movimiento.