En los últimos años, las películas protagonizadas por mujeres han superado en taquilla a aquellas protagonizadas por hombres.

Así lo afirma un estudio realizado entre la Creative Artists Agency (CAA) y la compañía de tecnología Shift7. La colaboración surgió a partir del movimiento Times Up, con el fin de mejorar la imagen de las mujeres en los medios de comunicación y el entretenimiento.

La iniciativa está dirigida por la productora y ex presidenta de Sony Pictures, Amy Pascal; la directora ejecutiva de Shift7, Megan Smith; la productora y presidenta de 3dot Productions, Liza Chasim, y las agentes de la CAA, Alexandra Trustman y Geena Davis.

En el estudio, Pascal destaca:

Esta es una prueba de que el público quiere ver a todos representados en pantalla. Quienes toman las decisiones en Hollywood necesitan prestar atención a esto.

La investigación examinó 350 de las películas más taquilleras entre 2014 y 2017, clasificándolas en cinco niveles según su presupuesto: menos de 10 millones de dólares, más de 10 millones, más de 30 millones, más de 50 millones y más de 100 millones.

Para ser consideradas, tenían que pasar la Prueba de Bechdel, la cual dictamina que una película es considerada una producción femenina si contiene a por lo menos dos mujeres, estas interactúen (hablan) entre sí y su diálogo no está relacionado a ningún hombre.

De acuerdo con los resultados del estudio, cualquier película que sobrepase los 100 millones de dólares en la taquilla a nivel mundial, prácticamente también supera dicha prueba. "La Prueba de Bechdel es tan fácil de superar que sorprende cuando una no lo hace", dijo Chasim, y agregó:

Es realmente alentador ver una creciente en dichos datos que debería facilitar a los ejecutivos la toma de decisiones más inclusivas.

Davis, quien fundó y actualmente preside la organización de investigación "The Geena Davis Institute on Gender in Media", dijo que el estudio confirma sus ya antiguas sospechas sobre un arraigado sesgo de inclusión en la industria. "La verdad es que ver mujeres y niñas en la pantalla grande no sólo es bueno para todos, sino que también es buen entretenimiento, además de muy rentable", concluye.