El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, ha informado este jueves que su gobierno está en conversaciones con las autoridades del Reino Unido sobre las condiciones para que Julian Assange abandone la embajada del país en Londres, donde ha estado refugiado desde hace seis años, garantizando que no será extraditado a un país en el que peligre su vida. El mandatario ecuatoriano aseguró que el activista no será expulsado de la sede diplomática y que su equipo legal ya está considerando sus opciones.

El camino está despejado para que Assange tome la decisión de irse casi en libertad.

El fundador de WikiLeaks ha causado estragos en las relaciones diplomáticas de Ecuador con otros países al expresar públicamente sus opiniones sobre temas políticos de otros países, pese a que se le ha solicitado que no lo haga. Rafael Correa, el ex-presidente ecuatoriano, fue quien decidió otorgarle el asilo.

"A mí no me agrada la presencia del señor Julian Assange en la embajada de Ecuador", dijo el mandatario ecuatoriano en una entrevista de radio con medios locales de Quito y, agregó, que le parece "demasiado tiempo que esté casi encarcelado, según recoge El Comercio.

Moreno también señaló que el gobierno británico le ha enviado un comunicado oficial que indica que la legislación de Reino Unido prohíbe la extradición de una persona a un lugar donde su vida esté en peligro, en referencia a Estados Unidos.

El mes pasado, The Washington Post reveló que los fiscales estadounidenses han imputado cargos a Assange en un procedimiento secreto por la publicación de cientos de documentos clasificados del Pentágono y el Departamento de Estado en WikiLeaks. Aunque no se dieron a conocer los cargos, es probable que podría enfrentar la pena de muerte.

Además, recordó Moreno, el australiano de 47 años todavía enfrenta una sentencia de seis meses de prisión del gobierno británico por haber violado los términos de su libertad condicional al asilarse en el 2012 en la Embajada de Ecuador para evitar ser arrestado a solicitud de las autoridades suecas debido a una investigación de una supuesta violación, que fue archivada en mayo del año pasado. Su orden de captura fue ratificada por un tribunal británico en febrero pasado.