Papá Noel o Santa Claus es en sí mismo un superhéroe para los niños. A fin de cuentas es capaz de colarse en las casas de todos con sigilo, tiene la capacidad de recorrer la Tierra en una sola noche, y además tiene un uniforme muy claro. De hecho, se parece tanto a un superhéroe, que por supuesto Marvel lo ha utilizado en más de una ocasión para mezclarlo con sus personajes.

La historia del cómic está plagada de crossovers extraños y rarezas que parecen incomprensibles que alguien haya dado el visto bueno, y en una de ellas aparece Santa Claus con el Guantelete del Infinito incluido. Esta imagen tan chocante ocurrió en el Marvel Holiday Spectacular, de 2009, el especial navideño que incluía varias historias entre las que aparecía la titulada Santa Claus vs. los Illuminati.

Pero, ¿en qué momento a Marvel se le ocurre incluir a Santa en una de sus historias? Para entenderlo hay que tener en cuenta que desde casi sus primeros años la editorial ha lanzado números especiales por Navidad, que a menudo solían ir enfocados a un público más joven y con historias bastante ingenuas. En este tipo de números hemos visto por ejemplo al Dr. Doom tomando el papel de Santa Claus o a Thanos instalando un árbol de Navidad para que Gamora se sintiera más contenta.

Sin embargo el número de 2009 se sale de lo excepcional porque conecta con la línea argumental que Marvel había seguido durante los últimos años para sus personajes. Durante 2008, de la mano de Brian Michael Bendis, varios grupos como Los Vengadores, Los 4 Fantásticos o los X-Men habían participado en el crossover Secret Invasion, una historia donde los extraterrestres skrull se infiltran en la Tierra e incluso entre los propios héroes.

Los Skrull, los causantes de la locura de Santa Claus

La invasión skrull llegó después de su guerra contra los Kree, otro macroevento en el que Iron Man se da cuenta de que es necesario crear un grupo de héroes de alto nivel y secreto que se dedique a vigilar a todos. Ahí nacieron los Illuminati, grupo compuesto por el propio Tony Stark, Black Panther, Black Bolt, Namor, Doctor Strange, el Profesor X y Reed Richards para que todos los grandes supergrupos tuvieran un centro de coordinación. Este grupo es el que acabaría enfrentándose a Santa en la alocada historieta de Navidad.

Con la creación de los Illuminati parecería que el mundo es un lugar más seguro y más controlado; sin embargo, Marvel quiso jugar con la idea de que aún quedaba un cabo suelto en la invasión skrull: los renos de Papá Noel habían sido también suplantados por extraterrestres.

Este es el punto de partida de la historia que lleva a un sorprendido Papá Noel a darse cuenta de que con sus renos, siendo malvados extraterrestres, es imposible que reparta los regalos adecuadamente, así que decide pedir ayuda a los Illuminati, y estos no tienen mejor idea que cederles el Guantelete con todas las gemas a su alcance para que reparta los regalos. Obviamente, era un fin muy noble.

Pero como podemos imaginar, Noel se ve obnubilado por tanto poder, y como si fuera Gollum portando el anillo mágico, saca su peor cara y comienza a atacar a los superhéroes. Lo bueno de esta ingenua historia de Navidad -que por supuesto sucede sin afectar al canon-, es que se resuelve también de forma muy naíf. En concreto, con un bolazo de nieve que Namor lanza al viejo barbudo, impactándole en todo el rostro y haciendo que el Guantelete salga de su mano al caer.

No sabemos si, de haber salido mal, este Santa Claus a lo Thanos habría dejado sin regalos a la mitad de los niños del mundo, pero por supuesto esta historia tenía que tener un final feliz. Tony Stark, quien es en cierto modo quien salva la Navidad, regala a Santa unos renos mecánicos. Y no, de esta conexión no podemos sacar ninguna teoría en serio para Avengers 4.

Los X-Men también lo llamaron 'el mutante más fuerte del mundo'

Pero esta no es ni mucho menos la primera vez que Santa Claus aparece en el mundo de los cómics de Marvel, desde luego. En 1991, en otro especial de Navidad, eran los X-Men los que se topaban con el hombre de rojo, y lo hacían de una forma muy curiosa.

Desde la mansión de Charles Xavier y usando su detector de mutantes, Cerebro, los X-Men reciben una señal muy potente -“la más fuerte nunca recibida”, dicen- que les acaba llevando hasta Santa Claus. Sí, él es el mutante más poderoso de Marvel, según este cómic.

En esta historieta, la Patrulla se cruza en su camino con la Hermandad de mutantes malvados, pero es Santa, quien tiene los poderes de moverse muy rápido, usar la nieve a su antojo, y convertir a sus enemigos en juguetes, quien los reduce por esta última vía. Seguramente, nunca haya habido unas navidades tan distintas como las de Marvel.

👇 Más en Hipertextual