Las polémicas de Facebook no descansan. Hace unas horas, The New York Times dio a conocer que la red social permitió que Netflix y Spotify tuvieran acceso a mensajes privados de usuarios. Ahora Mobilsicher, una iniciativa de seguridad nacida en Alemania, reveló cómo diversas apps están compartiendo información privada de personas con los de Menlo Park.

De acuerdo al informe, la plataforma utiliza su SDK (Kit de desarrollo de software) para obtener datos desde otras aplicaciones. Si bien la compañía nunca ha ocultado esa posibilidad, lo grave es que los usuarios podrían no estar enterados de la recolección. Para intentar calmar las aguas, algunos desarrolladores han mencionado que la información recibida por Facebook es anónima. No estaría ligada al nombre del usuario.

El objetivo es el mismo: dirigir anuncios

Mobilsicher señala que las herramientas de Facebook pueden proporcionar datos sobre actividad del usuario, como su ubicación (cuando está activada), dónde hace clic o cuánto tiempo usa la app. A cambio, los desarrolladores conceden permiso a la red social para acceder y analizar la información que generan las aplicaciones. ¿Con qué finalidad? Saber más sobre ellos y mostrarles anuncios. Aquí termina el supuesto anonimato.

Por otro lado, no importa que una persona no esté registrada en Facebook, de igual forma compartirán sus datos. Entre las aplicaciones involucradas destaca la aparición de Tinder, Grindr y Pregnancy+, las cuales transmiten información como la afiliación religiosa, citas e incluso datos médicos. También ofrecen otro tipo de parámetros técnicos como la dirección IP, el tipo de dispositivo o el tiempo de uso.

¿Alguna vez has iniciado sesión con Facebook en apps? En ese momento, la aplicación se vincula con tu perfil en la red social, incluyendo el ID de publicidad. Este último es imprescindible para generar y mostrar anuncios. A los desarrolladores no parece importarles mucho la gravedad de estas prácticas. Un estudio de App Census estima que hasta el 30% de apps en Google Play se conectan con Facebook, un dato que sirve para comprender lo preocupante de la situación.

Controles de privacidad que no sirven de nada

Los dirigidos por Mark Zuckerberg dijeron que es posible evitar los anuncios dirigidos configurando diferentes opciones de privacidad. Sin embargo, no existe la certeza de que las app detengan la transferencia de información, pues un portavoz de la compañía informó a BuzzFeed que los controles están relacionados con el uso de datos, no con suspender la recolección. La única noticia "positiva" es que no crean perfiles para la gente que no tiene registro.

¿Cuántas personas están conscientes de que las aplicaciones comparten su información? Seguramente en los términos y condiciones lo expresan, pero saben perfectamente que la mayoría no pone atención a esos documentos. Al final es una oportunidad para realizar sus actividades poco éticas y lavarse las manos tiempo después.

Los escándalos no paran

Facebook ha tenido un 2018 de pesadilla. Todo comenzó en marzo con el escándalo de Cambridge Analytica, un caso que hasta la fecha mantiene vivas las discusiones. Hoy el fiscal general de Washington D.C. los demandó por vender la información de millones de usuarios, de los cuales 340.000 son residentes de la capital estadounidense.