Una bodega de Amazon, en Nueva Jersey, ha sufrido un importante accidente, cuando un robot liberó accidentalmente repelente de oso, mandando al hospital a 24 trabajadores.

Según información de ABC News, un empleado está en condiciones críticas y otros 30 fueron atendidos en el lugar sin mayores consecuencias. En el lugar trabajan poco más de 3.000 personas.

El robot tiró un recipiente al suelo con 255 gramos de un compuesto que es usado como repelente repelente de osos. Uno de sus ingredientes es chile, el cual resultó devastador para las personas que entraron en contacto con él.

Amazon ya ha salido ha declarar, como recoge The Guardian:

Todos los empleados afectados han sido o se espera que sean dados de alta del hospital en las próximas 24 horas. La seguridad de nuestros empleados es siempre nuestra máxima prioridad y ya se está llevando a cabo una investigación completa.

La empresa de Jeff Bezos ha sufrido acusaciones por abusar de las horas de sus empleados y no establecer condiciones ideales de trabajo. Este accidente viene a ponerle más sal a la herida.

En plantas y bodegas los robots pueden ayudar en los procesos de trabajo. Pero los accidentes pueden ser, cuando menos, muy graves como lo ha demostrado este hecho.

Queda esperar si alguno de los trabajadores decide interponer alguna demanda o si llegarán a un acuerdo extra oficial.