La stablecoin Basis no verá la luz, dio a conocer Intangible Labs. La empresa detrás del proyecto de criptomoneda anunció en abril pasado que había recaudado 133 millones de dólares de inversionistas de alto perfil, incluyendo a Google Venture, Andreessen Horowitz y Bain Capital Ventures, entre otros.

Nader Al-Naji, el director ejecutivo de Intangible Labs y quien anteriormente trabajó en Google, informó este jueves a través de un post en un blog que los fondos serán devueltos a sus patrocinadores debido a preocupaciones regulatorias por parte de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) y que cerrará el proyecto:

Desafortunadamente, tener que aplicar la regulación de valores de Estados Unidos al sistema tuvo un serio impacto negativo en nuestra capacidad para lanzar Basis.

Hace 18 meses, Basis nació con la intención de crear un nuevo tipo de stablecoin. Este tipo de moneda digital, al igual de Gemini dólar y Paxos Standard, son aquellas respaldas por activos tangibles como el dólar o el oro.

Intangible Labs tenía la intención de que esta stablecoin pudiera mantener un precio estable y ser más utilizable que las monedas digitales existentes cuyo valor en dólares es altamente volátil. Fue gracias a su credibilidad y a los nexos de su CEO con Google que consiguió un gran respaldado por parte de grandes nombres en la industria.

Antes de tomar esta decisión, Al Naji y su equipo se reunió con la SEC. “La SEC generalmente evita decir que algo definitivamente será de una manera u otra. Pero de esa reunión nos dio la impresión de que no podríamos evitar la clasificación de valores", dijo a Forbes el graduado con honores de la Universidad de Princeton.

Finalmente, Al Naji y los abogados del proyecto llegaron a un consenso de que "no habría manera de evitar el estado de valores para bonos y acciones", como señaló en su post, y explicó:

Debido a su estado como valores no registrados, los tokens de bonos y acciones estarían sujetos a restricciones de transferencia, siendo Intangible Labs responsable de limitar la propiedad de token a los inversionistas acreditados en los Estados Unidos durante el primer año después de la emisión y de realizar verificaciones de elegibilidad para usuarios internacionales.

El desarrollo de Basis ya estaba en su etapa final y el equipo sólo estaba esperando que los reguladores dieran luz verde para su lanzamiento. Sin embargo, la moneda digital no logró la clasificación que esperaban, lo que llevó el proyecto a su cierre.

Aunque la SEC no ha emitido determinaciones específicas sobre qué criptomonedas consideran valores, las advertencias han causado cautela en el mercado de divisas digitales.