Las empresas de contenidos están siendo especialmente críticas sobre la nueva regulación europea en materia de Copyright, entre ellas Google, que es una de las que más tiene que perder con las nuevas políticas. Y es que de aplicarse la reforma de la regulación en materia de propiedad intelectual y su artículo 13, YouTube sería responsable de cumplir con las nuevas exigencias y, por tanto, los mayores perjudicados serían los ciudadanos europeos, que verían como el contenido disponible se vería enormemente perjudicado.

Según Google, y de pasos a algunos expertos en privacidad, la aplicación del artículo 13 con la actual propuesta del Parlamento Europeo, tendrá un impacto sin precedentes, que irá más allá de las pérdidas de dinero. De hecho, tal como está redactado a día de hoy, supondrá que YouTube recorte los videos disponibles para Europa, sobre todo en los casos en los que sea especialmente complicado determinar quién es el titular de los derechos, por lo suprimir el acceso será la forma más sencilla de cumplir con la ley:

Las consecuencias del artículo 13 van más allá de las pérdidas financieras. Los residentes de la UE corren el riesgo de quedar aislados de los videos que, en el último mes, vieron más de 90 mil millones de veces. Esos videos provienen de todo el mundo, incluidos más de 35 millones de canales de la UE, e incluyen clases de idiomas y tutoriales de ciencia, así como videos musicales.

¿La razón? Imponer a las plataformas la obligación identificar los titulares de los derechos de autor de todo el contenido que se suba a la plataforma, siendo responsables directamente de cada pieza de contenido que un usuario cargue, con los costes asociados, tanto financieros como humanos, supone una labor titánica, por lo que la solución más sencilla es cortar el grifo, impactando directamente en el acceso que tienen los usuarios a dicho contenido.

Sea como sea, el artículo 13 todavía tiene recorrido por delante, pero parece que esta vez los usuarios seremos los más perjudicados.