Era una de las peticiones que, año tras año, seguían llegando. Warcraft III sigue siendo uno de los títulos más icónicos y memorables de la historia de Blizzard y son miles los aficionados que querían que la franquicia de RTS volviera a la primera plana. Al fin, dieciseis años después del lanzamiento original, Blizzard ha anunciado Warcraft III: Reforged.

Esta entrega, con un enfoque más cercano al remake que a la remasterización, presentará los eventos de Warcraft III: Reign of Chaos y The Frozen Throne, con más de 20 héroes y villanos controlables y más de 40 horas de juego (y 4 horas de escenas de vídeo rediseñadas); el núcleo se mantiene invariable pero la compañía ha confirmado estar introduciendo decenas de cambios en el equilibro de los mapas y personajes y, sobre todo, poniendo énfasis en el apartado multijugador en línea del videojuego.

Podrán crearse y buscarse salas personalizadas a través de Battle.net y se potenciará la posibilidad de crear partidas personalizadas que, afirman, podrían incluir desde modos MOBA o ARPG hasta de supervivencia.

Como suele ser costumbre en los lanzamientos de la compañía, Blizzard pondrá a la venta una edición bautizada como Spoils of War que incluirá recompensas estéticas y jugables para juegos como WoW, Hearthstone o Heroes of the Storm. Warcraft III: Reforged saldrá en 2019, sin una fecha más concreta por el momento.