La compañía había anunciado novedades sobre la franquicia Diablo para esta Blizzcon 2018 para, días después, rebajar los ánimos de la comunidad ante un posible Diablo 4. El proyecto anunciado para concluir la ceremonia inaugural ha sido, finalmente, Diablo Immortal; la franquicia ARPG dará el salto a los dispositivos móviles con una entrega que recuerda, en lo jugable y visual, a Diablo III.

Wyatt Cheng, director de la franquicia, ha confirmado que esta entrega disponible para smartphones y tablets contará lo ocurrido entre Diablo II: Lords of Destruction y Diablo III, recuperando las clases de personaje de la tercera entrega (con la salvedad del médico brujo). De hecho, el aspecto gráfico y las mecánicas parecen directamente heredadas de la entrega lanzada en 2013.

El anuncio no ha tardado en levantar pasiones y la decepción ha reinado en la respuesta generalizada en redes sociales; cinco años después del lanzamiento de Diablo III, los usuarios esperaban una cuarta entrega principal, un remake del mítico Diablo II (siguiendo la línea de lo visto con Warcraft III: Reforged) o un concepto nuevo dentro de la franquicia, que mezclara su esencia ARPG con una propuesta en un mundo compartido como lo visto en Destiny o The Division. Para más inri, lejos de servir como un aperitivo para lo que pueda estar por llegar, parece que Diablo Immortal tardará en estar disponible.

La compañía, que desarrolla el proyecto junto a NetEase, no ha dado información sobre la fecha de lanzamiento. Hasta entonces, los interesados pueden preregistrarse en la web oficial.