Llegó el día en que despedimos a The Walking Dead, la cual regresará hasta el 10 de febrero del 2019, cuando sea emitida la segunda mitad de la temporada. En el episodio 9x08, llamado "Evolution", por fin pudimos ver al "nuevo enemigo": Los Susurradores. También se movieron varias fichas en las historias y se dejó todo listo para un regreso que promete ser emocionante.

Te recordamos no seguir leyendo si no has visto el episodio 9x08.

Desde que despedimos a Rick el paso siguiente era que nos presentaran a Los Susurradores. El misterio alrededor de estos es normal, pues en los cómics suponen un enemigo que hace sufrir muchísimo a los personajes principales. Claro que la historia de la serie de televisión ha tomado su propio rumbo, sin embargo, no dejará por completo lo planteado en los títulos de Robert Kirckman.

Los actores que darán vida a Alpha y Beta (Samantha Morton y Ryan Hurst) fueron anunciados desde hace meses, así que ya solo hemos estado esperando su aparición. El programa ha decidido que los veamos en acción hasta el regreso de la serie en febrero del 2019. Aunque sí tuvimos el primer encontronazo con este grupo mortífero en el capítulo final de la midseason.

Se nota que los encargados del show quisieron hacer un episodio memorable, incluso uno en donde se sintiera el horror clásico del universo de los zombis, la escena final en el cementerio no nos dejará mentir. Y fue así que, entre neblina, tumbas, puertas de herrajes, "zombis" peligrosísimos y el héroe de la noche que dice "sigan, yo me encargo", despedimos a Jesús. Vaya, el temerario Jesús que se adentró al Santuario cuando todos temblaban de miedo —todo excepto Coral, claro—, Jesús el leal, el terco que preservó la vida de los Salvadores, Jesús la mano derecha y contraparte de Maggie, Jesús el renuente líder de Hilltop, el amigo de todos, sobre todo de Aaron. Adiós, Jesús.

Pero este final se fue preparando desde que Rosita y Eugene salieron a poner una antena para ampliar la comunicación. Ahí fue donde se toparon con una horda que se comportaba de forma extraña; como luego pudo ver el propio Daryl —y el bueno y obediente y encantador Dog— y los demás. Vaya sorpresa y miedo encontrarse con los Susurradores.

Por otro lado se siguió la historia de Henry, quien fue a Hilltop a aprender oficios y terminó en manos de un puñado de adolescentes postapocalípticos desquehacerados y aburridos —porque ni lo postapocalíptico mejora la adolescencia—. Es normal, no todos son los herederos de un reino, ni tienen a una mamá encantadora y quemagente como Carol, ni tienen el compromiso de ayudar a una comunidad. Lo bueno es que Henry aprendió la lección; eso sí, veamos si su corazón supera el asunto Enid.

Ah, Negan. Negan, Negan, Negan, Gabriel. ¿Qué hacer con estos dos? Sus interacciones juntos son bastante curiosas, sobre todo el supuesto interés del exlíder de los Salvadores por los sentimientos de Gabriel. Y en medio del drama de Rosita y Eugene sucedió lo inevitable: Negan escapó. Vaya momento para hacerlo pues, Michonne se encontraba en caravana a Hilltop y Gabriel corriendo por su querida Rosita, así que la puerta nunca estuvo más "abierta". ¿Qué hacer en la libertad? Al parecer Negan va a visitar su viejo Santuario, ¿qué tramará desde ahí?

¡Cuanto resentimiento se respira contra Michonne! Y es que uno no deja de pensar ¿para qué conservar con vida a Negan? Suponemos que a falta de Rick el asunto saldría a flote con los demás pero ella se apegó a su decisión. El encuentro con Carol revela que las cosas han estado ríspidas aunque en funcionamiento. También que aunque se tratan con cariño se nota una herida de esas que solo suceden con las viejas amistades: no sanan, no cierran y jamás dejan de doler.

Así fue como despedimos a The Walking Dead por este año. Con un episodio un tanto plano, incluso con la despedida a Jesús, pero que, al menos, promete mucho más que en las temporadas pasadas. En el episodio 9x09 al parecer se dará el encuentro cara a cara con Alpha y Beta y mucho más en esta nueva etapa de laserie.

Hasta el próximo año, Apocalipsis.