El protagonista de Animales Fantásticos, Newt Scamander, tiene una serie de características que ya en la primera película podían hacer a uno pensar en que quizás tenía algún problema para relacionarse con el resto de personajes, no así con los animales que guarda en su maleta. Sin embargo, el flashback al pasado de Leta Lestrange muestra algunas particularidad que puede dar más pistas de que es así.

Si uno tiene ciertos conocimientos sobre autismo o Asperger puede pensar que Scamander tiene cierto grado de alguno de estos trastornos, pero ¿qué son exactamente? ¿Qué características comparte Newt con los Asperger y autistas?

J.K. Rowling revela por qué decidió escribir la saga de ‘Animales Fantásticos’

"El Asperger es un trastorno que está dentro del espectro autista", según explica a Hipertextual Ana María Carrillo, psicóloga general sanitaria y directora del centro de psicología y logopedia Davanari. "El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una franja que va desde la baja funcionalidad hasta la alta funcionalidad. La baja funcionalidad cursa con trastornos de comunicación graves, trastornos del habla, trastornos sociales, incluso deficiencia mental. Y los de alta funcionalidad cursan básicamente con trastornos de la comunicación social o la interacción social, el resto está conservado", señala la psicóloga.

El síndrome de Asperger fue estudiado por primera vez por Hans Asperger en la década de 1944, por lo que se llamó a este trastorno como el médico que lo estudió. En el caso de este síndrome, se encontraría dentro del espectro TEA entre los que "tienen alta funcionalidad", según comparte Carrillo.

Características de los Asperger y autistas que tiene Scamander

¿Qué se puede ver en las películas que identifica a Newt como Asperger? Por un lado, desde el principio se ve que no es una persona que suela mantener el contacto visual, es decir, que su forma de mirar es lateral. "La mirada que sostiene al resto de la gente es una mirada desviada, no es un contacto cara a cara. Eso nos podría indicar que o es tímido o que tiene alguna dificultad a nivel social", señala Carrillo.

Este gesto por sí solo no dice mucho, por supuesto. Pero hay que sumarle también que no le gusta el contacto físico. Por ejemplo, en Los crímenes de Grindelwald se puede ver cuando se hermano le da un abrazo. Es un gesto de afecto, pero él no sabe cómo responder: "Otro ejemplo es la comunicación con el hermano. Theseus le abraza y Newt se queda como un palo y no se lo devuelve. Solo al final de la película es cuando Newt inicia el contacto físico, no porque crea que su hermano lo necesita sino simplemente porque él piensa mi hermano lo hace conmigo siempre, pues voy a hacerlo yo, pero no por empatía", explica Carrillo. "Que en este caso no sea por empatía no significa que los Asperger no sean empáticos, es solo que no saben cómo actuar ante una situación social", afirma.

Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald

Pero no queda aquí, otra de las características es que Newt no interpreta los gestos o los comentarios de otras personas. Esto se ve muy claramente "cuando da de comer al animal marino, la otra chica estaba allí porque quería estar con él y hacerle compañía. Y él no hacía más que decirle que se vaya a su casa, pero ella daba señales de que quería estar con él y él no las identificaba. Por lo que su interpretación de señales es bastante limitada", explica a Hipertextual Carrillo.

"La dedicación exclusiva y entera al tema de los animales", es otra de las características de los Asperger. "El cuidado de animales y que todo lo que estudia se centra en eso, no hay otro tipo de interacción". Se ve, tal y como comenta Carrillo, cuando el Ministerio de Magia le ofrece a Newt trabajar en el departamento de su hermano como auror y él lo rechaza. "Él solo quiere estar con los animales, cuidarlos y protegerlos. Esto suele pasar con los autistas, les gusta un tema y lo explotan hasta el infinito", señala.

La relación con Tina también es otro ejemplo. Newt no saber cómo decirle que le gusta y recurre a su amigo Jacob para hacerlo: "Es su amigo quien le dice lo que tiene que hacer". "Newt no tiene habilidades sociales para decirle que le gusta. Él está enamorado, pero no sabe cómo expresarlo", apunta la psicóloga.

Un último gesto que suele caracterizar a las personas autistas es que "son bastante torpones y coordinan mal", explica Carrillo. En este caso, Scarmander tiene un caminar extraño, pero no se le ve torpe o descoordinado. "Podríamos encajarlo un poco, pero estaría cogido con pinzas", concluye Carrillo.