Niantic Lab, la compañía detrás de Pokémon GO, trabajó años antes en Ingress, videojuego con el que asentó las bases de la experiencia centrada en la realidad aumentada sobre las que construiría tiempo después en uno de los videojuegos más jugados de la actualidad. La compañía, que nació como una pequeña startup dentro de Google, convertía los puntos de interés del mundo real, monumentos o lugares emblemáticos, en el núcleo de una experiencia con tintes de ciencia ficción en la que dos facciones se disputan el control de portales esparcidos a lo largo y ancho del mundo.

El juego, adelantado a su tiempo, suma más de 20 millones de descargas y está lejos de considerarse un fracaso pero queda realmente lejos de los 650 millones de descargas de su siguiente proyecto, Pokémon GO. Por ello, y habiendo aprendido qué funciona entre la comunidad de jugadores y cuáles fueron sus errores, la compañía lanza hoy Ingress Prime, una versión rediseñada desde cero del videojuego original con tres objetivos claros: ser más accesible para los nuevos jugadores, más inmersivo y más atractivo visualmente.

Creado en Unity, como Pokémon GO, Ingress Prime incorpora nuevos personajes, dos inteligencias artificiales, cuyo único objetivo es hacer que la entrada de los nuevos jugadores y su aprendizaje de las mecánicas y objetivos del juego sea más accesible y presente menos fricciones. A ello van dirigidos también los distintos tutoriales en vídeo que, algunos ya disponibles y otros irán llegando, se encuentran en el videojuego.

Y es que, aún similares en concepto, el Ingress original era un videojuego con una curva de aprendizaje mucho más pronunciada que Pokémon GO, así como una mayor profundidad jugable. Ahora, a base de correcciones, cambios y añadidos, Ingress Prime se acerca a la usabilidad del videojuego más exitoso de la compañía y se convierte en una experiencia apta para todo tipo de públicos. Se mantiene invariable, eso sí, su propuesta argumental: en una suerte de mundo cyberpunk, tendremos que elegir uno de los dos grupos o facciones que ansían el control de un nuevo tipo de energía salida de misteriosos portales alrededor del mundo.

Estos lugares, esparcidos al más puro estilo de las Poképaradas y los Gimnasios alrededor del mundo real, tendrán que ser "capturados" por el jugador con el objetivo final de conectarlos entre sí dentro de una misma facción. John Hanke, CEO de la compañía, ha confirmado que el contenido aumentará y habrá más pedazos de historia que llegarán de forma periódica a Ingress Prime. Asimismo, como no podía ser de otro modo, el videojuego mantiene el progreso realizado en el título original de todos los jugadores.

Ingress Prime, la propuesta de videojuego basado en realidad aumentada más madura de Niantic Lab, llega hoy mismo a iOS y Android. Mientras tanto, el estudio de San Francisco sigue trabajando en su gran éxito Pokémon GO y en Harry Potter: Wizards Unite, el videojuego de corte similar basado en el universo creado por J.K Rowling que fue anunciado hace un año.